Giacomino busca enfriar el embate del Suoem

Anticipó que las cuentas municipales no dan margen para otorgar el aumento salarial que el gremio ya salió a reclamar.
El encuentro mano a mano entre la Municipalidad de Córdoba y el Suoem para terminar de revisar la pauta salarial correspondiente a 2008 está previsto para mediados de enero próximo, pero ayer el intendente se adelantó en aclarar que las finanzas de la ciudad no toleran un aumento salarial a sus empleados.

Primero marcó la cancha el secretario general del gremio, Rubén Daniele, quien el pasado jueves dijo que los trabajadores quieren percibir el ajuste que les correspondería por la inflación acumulada en el último cuatrimestre, para no perder poder adquisitivo.

Un dato no menor es que lo mencionó a horas de haber sido reelegido como líder del sindicato con el 83 por ciento de los votos y a las puertas de cumplir 25 años ininterrumpidos en ese cargo. En ese sentido, la posición de fuerza del gremio es indiscutible.

La respuesta oficial provino ayer del propio intendente, quien se refirió al tema durante una recorrida que realizó en el sur de la ciudad para inspeccionar las obras que la firma Edisur está encarando en virtud del reciente convenio de concertación que firmó con el municipio. Rogelio Moroni, director de Edisur, acompañó a Giacomino en la visita.

Cuando se le comentó a Giacomino que el Suoem "amaga" con reclamos salariales y que –según fuentes gremiales– "la cosa va en serio", la respuesta fue inmediata. "También va en serio que las finanzas municipales no están bien. También va en serio que tenemos que sentarnos a pensar racionalmente todo esto", dijo, tratando de poner freno a la pretensión gremial.

"Yo no estoy aumentando impuestos para pagar más sueldos. Tenemos que ser conscientes, y Rubén Daniele lo sabe, de que tenemos que llegar al objetivo del 50 por ciento del ingreso total en gasto salarial, con lo cual tenemos que ser muy racionales en términos de pedido de aumentos porque no estamos en condiciones", redondeó el intendente.

En rigor, sus afirmaciones tienen correlato en la foto que muestran hoy las finanzas municipales, donde el gasto salarial se encuentra totalmente fuera de cauce (más información en 14A).

Ajeno a esas peripecias de la patronal, Daniele machacó con que el próximo lunes "termina el cuatrimestre" y con él, el acuerdo salarial con el municipio, por lo cual considera que "hay que ponerse a hablar".

"Lo que pretendemos es que los salarios no se deterioren. Sabemos que en medio de la crisis el que no llora no mama, así que vamos a tener que patalear", subrayó Daniele.

Desde el municipio ya tomaron nota de esas palabras e imaginan un enero "complicado" si es que el sindicato se mantiene en esa posición irreductible.

En su primer año de gestión, y después de un arranque un tanto conflictivo, Giacomino anudó una suerte de tregua con el gremio, basada en que le concedió los aumentos solicitados y no hizo recortes de consideración. Ahora la crisis económica impone otro escenario para la misma discusión.

En la justicia

"Disparate". Consultado sobre la denuncia que le formuló la edil Olga Riutort por supuesta corrupción en el convenio firmado con la empresa Edisur y que ahora investigará la Fiscalía Anticorrupción, Daniel Giacomino volvió a considerarla "un disparate". "El tema fue votado por 23 concejales. Lo que dice Riutort sobre las 90 hectáreas, se lo explicamos 20 veces y no lo entiende. La denuncia está en la Justicia; si un fiscal se la pasa a otro será porque no encuentran nada", evaluó.

Comentá la nota