Giacomino busca balancear su gabinete

Ahora sí. Después de varios amagues, sumó a su esposa, Gabriela Almagro / Su cargo formal es directora de Educación, pero tiene influencia en toda la gestión / Convivencia difícil. La primera dama está enfrentada con el secretario de Gobierno, Guillermo Luque.
En los últimos meses hubo tantas versiones que anticipaban este movimiento, como desmentidas oficiales al respecto, pero ahora la jugada se concretó: el intendente Daniel Giacomino incorporó al gabinete a su esposa, Gabriela Almagro, quien será directora general de Educación y Cultura. Su cuñada, la médica cardióloga Marcela Almagro, ya se había sumado como secretaria de Salud.

Fue el propio intendente quien eligió ayer el acto de cierre del ciclo lectivo en las escuelas municipales para oficializar la novedad, tras lo cual se apresuró a aclarar que la incorporación no debe sorprender a nadie porque su mujer lo acompaña "desde siempre en la militancia política".

Almagro venía trabajando informalmente en tareas de apoyo a las escuelas y hace un par de meses su nombre sonó insistentemente para hacerse cargo de la Secretaría de Educación. No obstante, aún sin cargo formal, siempre tuvo fuerte injerencia política sobre el gabinete y particularmente en las decisiones de su esposo.

"No es una primera dama clásica. Es una militante, que tiene opinión propia y hace política", recordó una funcionaria que tiene trato habitual con Almagro.

Puertas adentro del municipio, la nominación como funcionaria de la mujer del intendente no sorprendió. Tarde o temprano, todos se la venían venir.

Hay quienes alertan que Giacomino frenó esa designación todo lo que pudo, temeroso de los cuestionamientos que podría despertar en la opinión pública, pero que finalmente dio luz verde luego de superado el desgastante conflicto con los municipales

Lo que sí concentró todas las especulaciones ahora es cómo se insertará Almagro en el equipo oficial, ya que son públicas y notorias sus diferencias personales con el secretario de Gobierno, Guillermo Luque, hasta ahora el hombre fuerte del gabinete.

No son pocos los que leen detrás de la movida la pretensión del intendente de ponerle un contrapeso a ese funcionario y balancear un poco más el poder interno entre sus colaboradores.

Si bien es radical, Almagro se atalona detrás del grupo peronista 25 de Mayo, cuyo referente principal, Amado Nazrala, tuvo un recordado cruce con Luque hace un par de meses, cuando aparecieron afiches promocionando una supuesta precandidatura de este último a intendente en 2011. "No es tiempo de intereses mezquinos y personales. Hay que apuntalar la gestión", le recriminó Nazrala en aquél momento.

Varias fuentes consultadas por este diario coincidieron en advertir al menos dos puntos de fricción entre Almagro y Luque.

Políticamente, la primera dama desconfía de la lealtad de este y otros funcionarios más de origen radical para con el proyecto político de su esposo.

Almagro interpreta que en ese segmento hay más de uno interesado en cotizarse en la actual gestión, para luego intentar volver a la UCR.

Y en materia de gestión, Almagro se inscribe entre quienes consideran que llegó la hora de pisar la pelota en la pelea con el Suoem y tratar de encaminar una mejor relación.

"Nos van a recordar sólo como la gestión que enfrentó al gremio, pero no por hacer obras. Como vamos, sólo le estamos haciendo el trabajo sucio a (Ramón) Mestre o a quien venga después", dicen que protestó la primera dama en una reunión con funcionarios que tuvo lugar hace dos semanas, cuando todavía la disputa salarial con el Suoem no estaba resuelta. Desde ese momento, muchos tomaron nota de que su ingreso al Palacio 6 de Julio estaba a la vuelta de la esquina.

La última desmentida

En octubre pasado, luego de que Alvaro Ruiz Moreno renunciara como secretario de Educación y Cultura municipal, y de que el cargo quedara vacante varias semanas, en el Palacio 6 de Julio se hablaba de un inminente desembarco de Gabriela Almagro en esa cartera. Pero el propio Daniel Giacomino se lo negó a un periodista de este diario. "Mi mujer trabaja y mucho, con las escuelas municipales. Realmente me ayuda, pero no tengo en mente sumarla al gabinete. Nunca lo pensé así. Además, para secretaria de Educación prefiero a alguien con perfil técnico, que sepa del tema". Poco después, se confirmó en ese cargo a Silvia Cusot, quien liberó así la dirección general que ahora ocupa Almagro.

Comentá la nota