Giacomino avaló el sistema "Riutort" para controlar el negocio de la noche en la ciudad

El intendente dio el visto bueno a las ordenanzas de bares y espectáculos públicos despachadas por el Concejo Deliberante. La propuesta del edil Miguel Siciliano de quitar el poder unilateral de clausura a los inspectores quedó firme, a pesar de las críticas efectuadas por el secretario de Gobierno, Guillermo Luque, y el Suoem la semana pasada.
El intendente Daniel Giacomino se reunió ayer con los integrantes de la comisión de Espectáculos Públicos del Concejo Deliberante, y "compró" el pack completo de las normativas elaboradas por el cuerpo de discusión que apuntan a reglamentar la noche de la ciudad.

Eso incluye la disposición por la cual los inspectores no podrán más efectuar clausuras de manera unilateral e inconsulta, cuestión que fuera resistida por el secretario de Gobierno, Guillermo Luque, la semana pasada frente a los medios y apoyada por el Suoem.

De esta manera, los ediles que recientemente dieron despacho al proyecto de bares y establecimientos gastronómicos como también al de espectáculos públicos propiamente dicho, se aseguraron que estas futuras ordenanzas no sean vetadas por el Ejecutivo municipal.

De hecho, y como señalaron todos los bloques a este medio, el pedido de reunión que los concejales hicieron a Giacomino fue motivado por las declaraciones donde Luque cuestionaba en algunos puntos el resultado del trabajo legislativo.

Según ponderan los ediles, el principal funcionario de la gestión giacominista no tenía un conocimiento en primer grado de los proyectos y por algún motivo se apresuró en adoptar posición. En referencia a ello, lo primero que dijo el intendente al comenzar el diálogo fue: "Pido disculpas por los entredichos de la semana pasada". Luego, el propio Luque, con reflejo, explicó que "hubo un problema de comunicación; me llegó otro despacho de la ordenanza que no era el definitivo".

Al margen de las vicisitudes retóricas, la novedad es que los concejales Susana Frosi (Frente Cívico), Marcelo Cossar (UCR), Miguel Siciliano (bloque Eva Duarte), Juan Rufeil (Unión por Córdoba) y Gustavo Barrionuevo (Frente por la Ciudad) explicaron a grandes rasgos lo que serán las nuevas normativas de la noche, y que el intendente dio su apoyo en general, apuntando mínimos perfeccionamientos en cuestiones administrativas.

Con el consenso sembrado, el cuerpo legislativo de la ciudad aprobaría el jueves las ordenanzas, que entonces comenzarían a regir luego de publicada oficialmente, esto es, en menos de un mes.

Miguel Siciliano, el anticoima

La venia de Giacomino era el elemento que faltaba para que el sistema anticoimas mentado por el olguista Miguel Sicialiano prosperara definitivamente.

Tanto el concejal-pasajero como sus compañeros de comisión concluyeron, de manera conjunta e implícita, que el sistema de control ejercido por los inspectores municipales estaría impregnado por la corrupción.

Del razonamiento surgió la propuesta de quitar el poder unilateral de clausura a los agentes de control, con el fin de evitar "peajes".

En ese sentido, la Ordenanza de Espectáculos Públicos es clara. Primero enumera las faltas graves causales de clausura. Luego, especifica en su artículo 35º: "En caso de que la infracción pusiera en peligro a las personas y no pudiese cesar de inmediato la misma, el inspector puede disponer, con la presencia y autorización de un superior jerárquico, la clausura preventiva del local, si se verifica alguno de los supuestos establecidos como falta grave".

Es decir, cuando los agentes municipales detecten irregularidades merecedoras del cierre provisorio del local en cuestión, deberán llamar a los funcionarios de la Dirección de Control y Fiscalización para que actúen en conjunto.

Comentá la nota