Giacomino asediado por el Suoem y la UTA

El sindicato municipal emplazó al jefe comunal para que hoy a las 24 estén depositados los sueldos. Anoche se realizaban febriles gestiones para conseguir un préstamo por pocos días para evitar las medidas de fuerza.
"Son los cronistas de su tiempo", según decía Albert Camus de los periodistas, pero éstos han sido inexplicablemente piadosos con Luis Juez. El agobiante presente de la Municipalidad de Córdoba no puede explicarse de otra manera que por ese pasado cercano y vergonzoso, desdibujado en los relatos de los medios.

La asiática planta de empleados -10 mil agentes- que le regaló a los cordobeses la hace ingobernable, y dicho sea esto sin disculpar ni uno de los muchos errores de su sucesor, ex socio y principal beneficiado del fabuloso capital electoral que supo amasar el líder del "fin del choreo".

Lo cierto es que para los gastos fijos y esenciales, el municipio necesita mensualmente 116 millones de pesos. Cualquiera, bien avisado, podría corregir señalando que en setiembre el municipio recaudó 121 millones. Pero el problema es que de esos 121 millones, 8 son del "Vale lo Nuestro", que la Nación le deposita en una cuenta bancaria y que tiene un destino único y exclusivo: la ayuda alimentaria. Otros 5 millones entran con la misma velocidad que salen porque son el canon municipal a Epec, que debe devolver de inmediato para pagar la red de alumbrado público.

Conclusión: setiembre no fue el peor mes en recaudación pero sólo le quedaron disponibles al municipio 108 millones. El descalce operativo es, entonces, de 8 millones de pesos.

El intendente tiene hasta las 24 de hoy para reunir esos 8 millones de pesos y pagarle a los municipales y otros 2 de subsidios para que las empresas le liquiden con aumento los sueldos a los choferes de la UTA. Si en esta lucha contra el reloj no llega a reunir esa suma en 24 horas, sufrirá la peor embestida gremial en lo que va de su gestión: el mismo día harán un paro general la UTA (ver página 5) y los municipales.

Las cajas comunales, al cierre de la jornada, apenas redondearon para pagar el 60 por ciento de los sueldos municipales, por lo que ayer el jefe municipal salió a advertir que muy posiblemente debería cancelar los sueldos de setiembre en dos tramos separados apenas por tres días.

Los trabajadores privados están curtidos para enfrentar estas vicisitudes, pero en el sector público estos márgenes de tolerancia no existen. Por eso, el gremio salió de inmediato a emplazar para el depósito de la totalidad de los haberes antes de hoy a las 24.

La verdad es que el posible atraso en el pago de los sueldos a los municipales le cayó como anillo al dedo al Suoem, que desde hace una semana está embarcado en un incierto plan de lucha para lograr un aumento del 9,3 por ciento de los sueldos.

Aunque se están ejecutando, las medidas gremiales salieron con forceps por los serios cuestionamientos que han existido sobre el capo gremial, Rubén Daniele, al firmar el 22 de julio pasado una cláusula en la Secretaría de Trabajo, autolimitando la incidencia de la partida sueldos al 60 por ciento de los recursos municipales.

Ahora, un posible atraso en los sueldos uniría todo el arco gremial del Suoem sobre un derecho de base -cobrar los sueldos- que tiene una legitimidad no reprochable, como sí la tienen sus demandas de nuevos aumentos salariales.

Anoche se conoció de gestiones febriles de Giacomino ante autoridades nacionales y provinciales para obtener un "crédito puente" por 10 millones de pesos, a cancelar en el tiempo que le lleva a las cajas municipales volver a reunirlos: tres o cuatro días.

Es muy probable que las buenas relaciones con la Nación y la Provincia le ayuden a zafar. También es absolutamente probable que en 30 días más, el problema vuelva a repetirse. Juez lo hizo posible.

Comentá la nota