Giacomino, sin apoyo para estatizar la basura

El oficialismo no ha logrado aún los dos tercios necesarios para aprobar la creación de CRESE, por lo que en la sesión de hoy del Concejo, el proyecto será devuelto a comisión. Despejan temores desde Cliba sobre la continuidad de la prestación hasta el 31 de diciembre.

El Concejo Deliberante tenía previsto tratar hoy el proyecto para crear una empresa municipal que se encargue del servicio de recolección de la basura pero, por ahora, la iniciativa quedará stand by porque el oficialismo no logró construir la mayoría agravada (dos tercios de los votos) que para estos casos exige la Carta Orgánica Municipal.

En consecuencia, el proyecto volverá a comisión, más que para profundizar el debate, para lograr tiempo adicional en un nuevo intento por obtener el apoyo de concejales de la oposición.

Los problemas que enfrenta el intendente Giacomino en el Concejo no son, en este caso, por reticencias en la bancada oficialista, que se ha encolumnado en forma casi unánime detrás del proyecto, unida menos por convicciones comunes que por el espanto de que la ciudad se quede sin el vital servicio.

Decíamos que contaba con el apoyo “casi” unánime de su bancada, porque el alfil que el juecista converso Miguel Ortiz Pellegrini tiene en el cuerpo, su también socio de estudio jurídico Fernando Machado, adelantó que no iba a apoyar la creación de la empresa que en los papeles se llama CRESE.

Con la deserción de Machado, el oficialismo cuenta sólo con 15 votos, a los que se sumarían los del ex olguista Fernando Masucci, la peronista Graciela Nicolás y los radicales Guillermo Farías y Eduardo Conrad. Es decir, con solamente 19 votos de los 21 necesarios para acumular dos tercios de un cuerpo de 31.

Descartado el apoyo de la bancada de Olga Riutort -enfrentada desde ayer hasta con una denuncia judicial contra el intendente (ver página 2)- y la de los cuatro radicales que comanda Ramón Mestre, algunos apostaban a convencer a los tres ediles que, además de Nicolás, cuenta el peronismo.

Pero esto, hasta anoche, no se pudo lograr, por lo cual el oficialismo optará por retirar del recinto el proyecto, devolverlo a comisión y darse una semana más, por lo menos, para intentar lograr lo que hasta ahora no ha podido.

Las gestiones políticas son muy complejas y deberían resolverse “allende” el recinto, apuntando más hacia bulevar Chacabuco al 1.300, desde donde se habían comprometido esfuerzos para que el bloque peronista completo acompañara el proyecto o -una alternativa política menos costosa aunque igualmente muy visible- que no asistiera y bajara el número de los concejales presentes y, con ello, el número para formar los dos tercios.

¿Qué podría suceder de aquí en más? La opción de que el servicio sea prestado directamente por la Dirección de Higiene Urbana debe ser descartada porque sería una verdadera hazaña arrebatarle 500 afiliados al sindicato de los camioneros -allí está federado el SURBAC- conducido por quien es hoy el zar del sindicalismo argentino, Hugo Moyano.

¿Qué opción queda entonces? Insistir en la creación de la empresa, para lo cual el oficialismo tendría que contar con negociadores de fuste que, lamentablemente para él, el intendente no cuenta, pese a los mejores empeños de la presidenta del bloque, Graciela Villata, y también del viceintendente Carlos Vicente.

Hay temores que anoche quedaron despejados, cuando desde la empresa Cliba se dijo que no tenían por qué inmiscuirse en los ajetreos políticos en el Concejo Deliberante, y que iban igual a honrar el compromiso de quedarse prestando el servicio hasta el 31 de diciembre.

No obstante revelarse preocupados por los problemas para crear la empresa municipal, mucho más preocupados se mostraron porque ayer no se había pagado el primer tramo de 8 millones acordados en el reciente conflicto que, a su vez, debían completarse con otros 7 millones antes de que termine noviembre.

Sin embargo, estas cavilaciones parecieron quedar respondidas cuando desde la Municipalidad se les notificó formalmente que mañana estará disponible ese tramo de la deuda. Incluso, si se honran estos dos compromisos, Cliba está dispuesta a estirar la prestación otro mes más, es decir, hasta el 31 de enero.

Es muy interesante comparar las actuales peripecias de Giacomino con las inmensas franquicias que contó su antecesor, Luis Juez, para enfrentar el tema, aunque ni siquiera intentó resolver los problemas del servicio con una licitación o con la creación de una empresa municipal, inclusive. No sólo tuvo a favor la expansión constante de los recursos municipales en sus cuatro años de gobierno, sino que contó con un bloque de 20 ediles, más el “concejal asociado” y luego llevado al gabinete, Juan Carlos Rabbat.

Comentá la nota