Giacomino, Accastello y Jaime juntos y en primera fila (Schiaretti ausente)

El gobernador debía asistir al acto de inauguración del ferrourbano en carácter protocolar, pero no lo hizo. El villamariense estuvo en primera fila, aunque no habló. Giacomino, conmovido, casi vuelve a declararse soldado K.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner presentó ayer en Salta el tren urbano de esa capital, y mediante una teleconferencia encabezó también actos similares en Córdoba, Chaco, Tucumán y Buenos Aires.

A excepción de esta provincia, todas las restantes beneficiarias son comandadas por kircheristas. Desde cada una de ellas, los gobernadores agradecieron a Cristina vía satélite. Naturalmente, Juan Schiaretti no apareció por la Estación Belgrano.

Formalmente estaba invitado, pero como era de prever faltó al evento, convirtiéndose en el único jefe provincial ausente. Es que la jugada K se lo impedía: con sonrisa estampada y actitud distendida se lo vio a Eduardo Accastello.

Al hombre de Villa María lo pusieron en primera plana junto al intendente Daniel Giacomino y el secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, dos de los protagonistas centrales del ferrourbano cordobés.

"Es que es parte del proyecto nacional", indicaban sus asesores al ser consultados sobre si su presencia tenía otro fin diferente al electoral.

En general, no abundaron las declaraciones políticas. Jaime tampoco quiso teñir aún más el acto con tinte proselitista. "No voy a hablar de la ausencia de Schiaretti, porque no me corresponde", dijo.

Giacomino extasiado

Enardecido fue el discurso de tres minutos con el cual Daniel Giacomino le contestó el saludo a Cristina. Parece que el intendente entra en una especie de estado de trance cuando tiene comunicaciones públicas con la jefa de Estado.

"Estoy orgulloso de pertenecer a un proyecto nacional que crece, dignifica y da trabajo", dijo Giacomino con la voz en alto y un fuerte componente emotivo. Y la tropa kirchnerista estalló en aplausos.

A medida que se lo escuchaba, iba creciendo la sensación de que el intendente moría por proclamarse nuevamente "soldado" de Cristina. Sin embargo, censurado tal vez por un acto de raciocinio calló, con la experiencia haber sufrido miles de embates de sus oponentes por aquella extásica postura.

Una cuestión que llamó la atención fue su diagnóstico positivo sobre la actual realidad de la ciudad. "Córdoba se está recuperando día a día", aseveró. Quizás se refería a que Rubén Daniele vaticinó ayer que la destrucción de la ciudad sería más suave.

La capital de Moreno y Olga

También estuvo en la cita el dirigente capitalino Ricardo Moreno. Siempre cerca de Jaime y siempre con abundante hinchada propia, el abogado habló de la interna peronista en la ciudad: "Olga Riutort está poniendo lo suyo en este esquema para estas elecciones. Nosotros también, pero con nuestro propio y gran aparato. Va a haber dos fiscales por mesa en Córdoba", reflexionó el abogado.

Como siempre, Moreno no ocultó sus aspiraciones. "Voy a ser quien dirija el peronismo de Capital, por la militancia que tenemos", aseguró al ser consultado sobre una interna que se podría abrir entre su sector y el de Riutort, luego de las elecciones y de cara al 2011.

Comentá la nota