Giaco volvió a llenar la billetera con promesas K

El intendente consiguió un nuevo impulso por parte del Gobierno nacional porque se trajo la ratificación para obras ya presupuestadas, y el "sí" para proyectos por 300 millones de pesos para este año.

El intendente Daniel Giacomino se subió ayer al avión de regreso a Córdoba con los dedos cruzados porque desde hacía varios meses que no recibía tantas promesas juntas de los funcionarios de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Se trajo la palabra de que habrá obras proyectadas por 300 millones de pesos para ser ejecutadas en lo que resta del año.

Antes de subir al vuelo, el intendente le dijo a Día a Día: "Si cumplen, será muy bueno". Con esa frase sintetizó que espera que las promesas de fondos que le hizo el ministro de Planificación de la Nación, Julio de Vido, en persona, se vean reflejadas en obras.

"Yo fui para ver cuáles obras podíamos ejecutar y del otro lado me dijeron: todo", expresó el intendente más que satisfecho porque sabe que a los 300 millones de pesos tiene que sumar las mejoras en la planta cloacal de Bajo Grande, más redes y la creación del hospital de la zona sur. Estas tres iniciativas están en marcha y serán completadas antes que termine 2010.

Con la billetera de los Kirchner, el intendente consiguió la promesa de 107 millones de pesos para desagües para la ciudad; 72 millones, para más de 900 cuadras; 91 millones para redes finas cloacales. A esto se le suma la creación de un puente en Villa Warcalde, por 16 millones; viviendas para los vecinos que fueron removidos por la traza del ferrourbano, por 11 millones; los accesos para unir el anillo de Circunvalación, por 20 millones; y más luminarias (unas 10 mil), por 7 millones.

Con apoyo. "En casi todos estos proyectos, menos el del puente, ya han sido firmados los convenios y pasaron por el Concejo Deliberante para ser ratificados. En la reunión me dijo (De Vido): ‘Todo, todo le voy a cumplir’", manifestó el intendente, que viajó acompañado por el secretario de Economía municipal, Gabriel Bermúdez; y por el privado, Marcel Bonetto. Desde Córdoba, el director de Prensa y Difusión, Mario Bartolacci, estrenó ayer su ingreso al Palacio 6 de Julio y monitoreó las reuniones.

"Creemos que una de las primeras obras que tendremos para mostrar será la ampliación de la planta de Bajo Grande. Son tareas que no se pueden hacer en verano, pero esperamos que en mayo o junio ya estemos en condiciones de llevarla adelante porque tiene todo un proceso de 15 días", señaló el intendente.

Hospital, a término. Esta semana, Giacomino agendará una visita al futuro hospital de la zona sur, sobre todo porque el edificio será inaugurado este año y se trajo la promesa de la Nación de que la obra seguirá en marcha.

El otro pedido del intendente tuvo el acento en el transporte. Insistió en que el Gobierno nacional defina la utilización que le dará a la reciclada estación de trenes de Alta Córdoba. Próximos a Giacomino confiaron en que la Municipalidad está interesada en que esa obra "no quede en manos de okupas", principalmente porque fue puesta en funciones para el ferrourbano, pero sigue demorado como vía de conexión en Córdoba. Como respuesta, desde la Nación le hicieron saber al intendente que la Presidenta sigue interesada en que se cumplan con las otras estaciones férreas, que llegarían hasta el ramal del Mitre. "Sí, sí. Me dicen que cumplen con todo", reiteró Giacomino, quien reabrió un lazo de comunicación directa con De Vido.

Llegó la platita para los bondis

Después de muchas promesas, llegó al fin el dinero de la Nación para cubrir fondos para el transporte urbano de pasajeros. El intendente Daniel Giacomino y el titular de Economía, Gabriel Bermúdez, anticiparon a este medio que se giraron 2.400.000 de pesos para cumplir con la segunda cuota para las transportistas.

En la última negociación, entre las firmas Ciudad de Córdoba, Coniferal y la Estatal Tamse y los choferes se acordó que con fondos nacionales se completaban los subsidios, pero sólo había llegado una partida, por lo que se evidenció el enojo de las transportistas privadas. Con la promesa y el depósito de los dineros que faltaban, se saldó el oxígeno financiero que se esperaba.

Ese total de 2.400.000 de pesos será repartido entre las tres firmas porque, con antelación, las empresas habían sido las que habían cubierto el aumento de los choferes. En octubre del año pasado, se homologó en Buenos Aires un acta en la que la UTA y la Federación Argentina de Transporte Automotor de pasajeros (Fatap) acordaron el pago de un retroactivo de 2.040 pesos a cada chofer. La cláusula se cumplió en Córdoba y fueron las empresas que pusieron la diferencia en ese momento.

Millones por millones, se esperan

$ 107 millones. Es el monto que está presupuestado para obras de desagües en los barrios. Además seguirán las remesas para la remodelación de la Planta de Bajo Grande, que quedará terminada en mayo o junio de este año, también con fondos nacionales. En el paquete hay que sumar 91 millones de pesos para redes finas cloacales.

$ 72 millones. Es el dinero que está prefijado para la realización de pavimento en más de 900 cuadras de esta ciudad. Es una de las obras más esperadas por la gestión de Giacomino.

Más para este año. Después de varios pedidos, llegó la promesa para la construcción de un puente en Villa Warcalde, la instalación de 10 mil luminarias y el final de obras para cerrar el anillo de circunvalación. También habrá dineros para la construcción de las viviendas para aquellas personas que fueron apartadas de sus hogares por estar sobre la traza del ferrourbano.

Comentá la nota