Más gestos para el agro

El ministro de Asuntos Agrarios bonaerense llamó a construir un nuevo vínculo con el sector rural. A nivel nacional, el ministro Domínguez propicia reuniones con técnicos del INTA.
Entre gestos de acercamiento del Gobierno hacia el campo, el ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Ariel Franetovich, emitió ayer un comunicado en el que exhorta a que se terminen los "distanciamientos" entre las partes. "Estamos en otro escenario; tenemos que construir otro ámbito de trabajo y que nuestros técnicos estén en contacto con los de las entidades del campo", señala el funcionario en el documento. El pedido se suma a otros guiños que desde la provincia se hicieron para acercar posiciones con el sector rural. Es así que, luego de aprobada la ley que aumentó el Impuesto Inmobiliario Rural, la gobernación negoció modificaciones a pedido de los ruralistas. La creación de un Ministerio de Agricultura, a nivel nacional, fue también un gesto hacia los ruralistas.

Franetovich dijo ayer que "no hay más tiempo" para continuar con los enfrentamientos entre el Gobierno y la dirigencia rural de la provincia y pidió "trabajar por políticas a largo plazo". Los dichos del ministro se suman a los de su par nacional, Julián Domínguez. El flamante ministro de Agricultura, tras una primera reunión poco más que protocolar con la Mesa de Enlace, priorizó las gestiones específicas a través del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Los consejeros del INTA mantendrán hoy un encuentro con las entidades agropecuarias, que ya tienen una representación permanente en el consejo directivo de ese organismo, a través de sus vocales.

"Tenemos que hacer nuestro propio diagnóstico y para ello no hay mejor cosa que hacer esto, visitar cada localidad", agrega el comunicado de Franetovich. El ministro mantuvo encuentros durante la semana pasada con productores de los distritos de Lobos, Roque Pérez, General Belgrano, Lincoln y Los Toldos. "Estamos agilizando los trámites para liberar las retenciones al trigo y al maíz, y actuando de intermediarios entre los productores bonaerenses y el Ministerio de Agricultura de la Nación", dijo Franetovich.

Mientras, el gobierno nacional suma acciones para conciliar posiciones con la dirigencia ruralista. La liberalización de las exportaciones de maíz y trigo, la eliminación de las retenciones para esos granos a los pequeños productores (a través de compensaciones) y la creación de un ministerio para esa área fueron las últimas medidas que se tomaron para contentar a los dirigentes agropecuarios. No obstante, los ruralistas continúan lanzando sus críticas hacia las autoridades nacionales.

La gobernación bonaerense hace lo suyo. Las entidades agropecuarias lograron interceder en la promulgación de la reforma impositiva que fue sancionada hace tres semanas por la Legislatura de la provincia. Después de una reunión con el titular de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA), Rafael Perelmiter, dirigentes de Coninagro, Carbap, Sociedad Rural y Federación Agraria (que componen la Mesa de Enlace) y otros funcionarios, acordaron una serie de reformas al Impuesto Inmobiliario Rural y la suspensión del gravamen sobre la actividad portuaria. En esa oportunidad, Perelmiter reconoció que con las modificaciones dispuestas la provincia resigna unos 170 millones de pesos en recaudación.

Comentá la nota