Un gesto para acercar posiciones

Un gesto para acercar posiciones
El presidente electo de Uruguay llegó al país para entrevistarse mañana con Cristina Fernández y analizar las relaciones bilaterales. Ya abrió el diálogo informal con los asambleístas y declaró que hay que "solucionar" el problema por la pastera.
En la mitad de sus vacaciones, José "Pepe" Mujica viajó sorpresivamente a Buenos Aires para reunirse con Cristina Kirchner. El presidente electo del Uruguay se entrevistará mañana con la Presidenta para hablar de las relaciones bilaterales y de Botnia. Mujica ha reabierto un diálogo informal con integrantes de la asamblea de Gualeguaychú –algo que durante la gestión de Tabaré Vázquez se había cortado totalmente– y busca acercar posiciones para destrabar el diferendo por la pastera.

El viaje fue confirmado por su futuro ministro del Interior y mano derecha, Eduardo Bonomi. Aunque los colaboradores del presidente electo no anticiparon qué va a plantear en el encuentro, una señal es que Mujica acaba de dedicar su columna radial de la semana a la necesidad de que los dos gobiernos alcancen un entendimiento.

"Tenemos que lograr el mayor margen de acuerdo que favorezca una relación sana con la Argentina", sostuvo el dirigente en el mensaje. "Los gobiernos pasan y los pueblos quedan. Los países no se mudan y, por lo tanto, hay que tratar de manejar las relaciones de la forma más inteligente y de no intromisión para con los vecinos." En cuanto a Botnia, la calificó como "un problema que tendremos que solucionar. Si no podemos hacerlo, no debemos cometer el error de agravarlo porque perjudicaríamos a nuestra sociedad".

El líder del Frente Amplio asumirá la presidencia el próximo 1º de marzo. Según los diarios uruguayos, su intención es conseguir rápidamente, en su primer mes de gestión, que se levante el bloqueo del puente San Martín. Con este objetivo, en las últimas semanas hubo una serie de contactos entre las partes; el diálogo todavía no tiene carácter de "oficial", pero ya no es desmentido ni por los uruguayos ni por los argentinos. "Mujica escucha, lo que no hacía Tabaré Vázquez", definió un integrante de la asamblea de Gualeguaychú. "Hay permeabilidad", agregó.

Una de las posibilidades que se barajan es que el uruguayo ofrezca una fórmula que permita retomar los monitoreos conjuntos del río Uruguay, que desde el conflicto por Botnia cada país realiza por su cuenta, con resultados opuestos. Como se vio en las audiencias orales ante la Corte de La Haya, mientras las mediciones uruguayas sostienen que no hay contaminación, las argentinas aseguran que el río está siendo contaminado, no sólo por sustancias declaradas, sino también por el empleo de químicos de uso prohibido.

En Gualeguaychú, sin embargo, señalan que la decisión de sostener el corte del puente se mantendrá a menos que la planta sea relocalizada. Como eso parece improbable, los vecinos han votado mantener la medida por lo menos hasta que el Tribunal de La Haya dicte su veredicto. El día después a que se conozca el fallo tienen previsto llamar a una asamblea y discutir cómo siguen. Aunque no hay plazos, se espera que los jueces resuelvan el caso este año.

El bloqueo del cruce internacional lleva ya más de tres años. Así como los uruguayos ponen sus fichas en el desgaste del corte, que ya es sólo una medida simbólica, sin peso real, en Gualeguaychú la apuesta es que la papelera vaya perdiendo apoyo social entre los pobladores de Fray Bentos. La decepción por la baja cantidad de empleo generado y el malestar por los malos olores –señalan– hacen que Botnia ya no cuente con el respaldo de otros tiempos. Además de la apertura de Mujica, hay expectativas por el próximo recambio de autoridades departamentales en la región, donde habrá elecciones en mayo. El actual intendente de Río Negro (departamento al que pertenece Fray Bentos), Omar Lafluf, es un opositor al Frente Amplio que podría ser sucedido por el candidato de Mujica. El punto de vista peca de exceso de optimismo, pero explica por qué ha sido posible reabrir una vía de diálogo.

La audiencia en la Casa Rosada no fue confirmada formalmente, ya que el conflicto por el Banco Central viene trastocando horarios y actividades oficiales. Un tema que Mujica ya confirmó que traerá es el energético. Los uruguayos proyectan construir una planta de gas en Montevideo y el mandatario electo ha adelantado que su funcionamiento podría ser compartido con la ciudad de Buenos Aires, ya que para que el proyecto sea rentable necesitan de una demanda mayor a la local.

Comentá la nota