Gesto a la oposición para sumar votos

El titular del Comfer, Gabriel Mariotto, se reunirá el martes con los diputados oficialistas para encolumnarlos detrás del plan de Servicios de Comunicación Audiovisual que envió la Presidenta.
La campana de largada para la discusión del proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual tocará el martes. Por la mañana, el titular del Comfer, Gabriel Mariotto, se reunirá con diputados kirchneristas para analizar la norma y diseñar la estrategia parlamentaria. La misión será enrolar a todo el oficialismo detrás de una propuesta que divide aguas. "Primero, hay que juntar los votos nuestros", dijo a este diario una fuente del bloque del Frente para la Victoria.

En el encuentro, estarán el titular de la bancada oficial, Agustín Rossi, junto con los presidentes de las comisiones de Presupuesto y Hacienda, Gustavo Marconato, y de Comunicaciones e Informática, Manuel Baladrón. Participarán, además, otros legisladores oficialistas de peso y el objetivo es bajar línea política y despejar dudas sobre los 157 artículos que contiene la nueva ley de radiodifusión que golpea de lleno al Grupo Clarín, hoy enfrentado con el Gobierno. La idea es confeccionar un cronograma sobre cómo será el tratamiento en la Cámara baja.

En un gesto hacia la oposición, la iniciativa ayer también fue girada a la Comisión de Libertad de Expresión, presidida por la diputada radical Silvana Giúdici. "Evidentemente, escucharon nuestros reclamos", dijo a Crítica de la Argentina. Las tres comisiones funcionarán en plenario, después de que se defina la mecánica. "Nosotros queremos que se hagan audiencias públicas en al menos cuatro puntos del país y que, luego, haya un debate profundo en el interior de cada comisión", sostuvo la diputada. Eso, claramente, va contra la aspiración K. "Lo sancionamos en 30 días", afirmó el diputado ultrakirchnerista Carlos Kunkel, tras el anuncio de la Presidenta en la Casa Rosada. No se descarta que el miércoles próximo se realice una sesión para pedir preferencia para el tratamiento de la ley la semana siguiente, según confiaron a este diario fuentes parlamentarias.

Desde la Coalición Cívica, el radicalismo y Unión PRO ya manifestaron su rechazo a que la ley sea aprobada por la actual composición del Congreso. También se sumó a ese coro el vicepresidente Julio Cobos que, a través de un comunicado, manifestó que es necesario reemplazar la vieja ley sancionada en 1980, pero que debería "ser analizada con profundidad, punto por punto, por todas las comisiones pertinentes, en el tiempo que requiera y garantizar la participación de todos los sectores involucrados en el tema".

Hasta el 10 de diciembre, cuando se realice el recambio parlamentario, el oficialismo tiene mayoría. En la última votación, cuando se discutieron las facultades delegadas, el kirchnerismo consiguió 136 manos a favor y siete abstenciones, entre las que había diputados de bloques de centroizquierda que apoyarían la nueva ley de medios. La oposición, en cambio, reunió 100 votos ese día.

"Vamos a dialogar y negociar con los que realmente quieren que se discuta la ley, con los que están de acuerdo con abrir el debate ahora", dijo a este diario una fuente de la bancada que conduce Agustín Rossi. Es una referencia directa a los 16 legisladores del arco progresista que conforman los bloques de Solidaridad e Igualdad (SI), Encuentro Popular y Social, Proyecto Sur y Diálogo por Buenos Aires. A diferencia del resto de la oposición, este grupo ve con agrado el tratamiento el tema y sus observaciones giran en torno de dos modificaciones clave: que la autoridad de aplicación que decida la renovación de las licencias no esté controlada por el Poder Ejecutivo y que la ley no sea una puerta de entrada para la conformación del monopolio de empresas de telefonía.

Comentá la nota