Gesto amistoso de Colombia no logra modificar la postura belicista de Chávez

El gobierno de Álvaro Uribe capturó a cuatro miembros de la Guardia Nacional de Venezuela en su territorio y los deportará en señal diplomática para suavizar las tensiones entre ambos países. Sin embargo, el mandatario bolivariano rechazó cualquier tipo de diálogo
Colombia informó el sábado que capturó a cuatro miembros de la Guardia Nacional de Venezuela en su territorio y que los deportará, en un gesto diplomático para suavizar las crecientes tensiones entre las dos naciones. No obstante, el presidente venezolano, Hugo Chávez, descartó cualquier posibilidad de restablecer el diálogo con su homólogo colombiano, Alvaro Uribe, luego de que sus relaciones se fracturaran a raíz de la firma de un acuerdo militar entre Bogotá y Washington.

"Podrá pedírmelo el Rey de España, presidentes amigos. No voy a hablar con Uribe, no hay conversación con Uribe, no hay nada que hablar con ese Gobierno traidor", dijo Chávez en un acto el sábado, echando por tierra la posibilidad de resolver el conflicto en el corto plazo.

Los militares detenidos, tres sargentos segundos y un sargento primero, fueron capturados en el departamento de Vichada, cerca de la frontera binacional, en una lancha, en cuyo interior fueron encontradas maletas con uniformes camuflados de las Fuerzas Armadas de Venezuela, precisó un comunicado del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS.

"Ellos (los funcionarios de la Guardia Nacional de Venezuela) deben llevar el mensaje de que aquí hay afecto por el hermano pueblo de Venezuela y que ese afecto es inquebrantable", dijo Uribe antes de iniciar un consejo comunal.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo recientemente que convocaría a los presidentes Chávez y Uribe a una reunión en Manaos a finales de noviembre, en busca de restablecer las relaciones, cuya ruptura ha ocasionado un abrupto descenso en el comercio de su frontera común, una de las más dinámicas de Latinoamérica.

La captura de los militares venezolanos es el más reciente incidente en medio de las tensas relaciones que mantienen ambos países, luego de que Bogotá y Washington firmaron el acuerdo militar, que Chávez considera "amenazante" y que "siembra la semilla de guerra" en el continente.

A comienzos de noviembre, Colombia expulsó a un sargento de la Guardia Nacional de Venezuela capturado por efectivos de la policía, de quien se dijo que reveló información sensible para la seguridad nacional.

Comentá la nota