Gestión oficial en Santa Cruz ante el duro conflicto petrolero y la inacción del gobernador.

El ministro Julio De Vido encabezará un encuentro mañana, donde participarán los gremialistas, autoridades de YPF, el mandatario Daniel Peralta, duramente cuestionado por su pasividad. Las cuentas provinciales, muy afectadas por la escalada del conflicto.
El gobernador Daniel Peralta quedó en el ojo de la tormenta por la escalada del conflicto petrolero, ante la falta de medidas de índole provincial para contener la protesta y lograr resguardar las cuentas provinciales, por la fuerte incidencia que esta actividad tiene en la jurisdicción.

Desde el ámbito empresario deslizaron en las últimas horas duros cuestionamientos al mandatario y pusieron en duda su interesado perfil negociador.

Ante este cuadro de situación, la tensión volvió a escalar y se hizo necesario la intervención del Gobierno nacional. En este sentido, el ministro de Planificación Federal Julio De Vido convocó a las partes a una cumbre en Buenos Aires.

El encuentro se realizará, a partir de las 9, para intentar destrabar el conflicto que cumplió 15 días y que se profundizó el jueves pasado debido a que la cámara empresaria se negó a pagar los días de huelga.

El jefe de Gabinete provincial, Pablo González, señaló a la prensa que "se están buscando alternativas que permitan una solución, somos moderadamente optimistas".

Los petroleros mantienen en Caleta Olivia el corte parcial de la ruta nacional Nº3 y en Río Gallegos decidieron ocupar la planta de Petrobrás en el paraje de Punta Loyola.

Durante las negociaciones, los petroleros lograron de las empresas aumentos para desayuno y merienda de 20 pesos hasta el 30 de junio del 2010; 750 pesos mensuales para el personal del convenio colectivo de trabajo y acta complementaria.

También lograron 100 pesos en el adicional de torre, pasando de 1.100 pesos a 1.200 pesos, y un 20 por ciento en la asignación vianda complementaria no remunerativa, pasando de 350 a 420 pesos.

Comentá la nota