Gestión difícil, con la marca de la destitución

Gestión difícil, con la marca de la destitución
Cuando Juan Carlos Rojas se tuvo que hacer cargo del Gobierno provincial en diciembre de 1992 por la destitución en un juicio político de Jorge Escobar, todo su accionar de gobierno estuvo marcado por la decisión de haber apoyado la separación del cargo a su compañero de fórmula.
Desde el PJ local algunos lo acusaron de "traidor" y no faltó el que pidió que lo echaran del partido.

¿Por qué se llegó a esa situación? Jorge Escobar había sido destituido como gobernador por la Cámara de Diputados de la provincia el 17 de noviembre de 1992 -23 días antes de cumplir su primer año al frente de la provincia- luego de que fue denunciado por la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) por los supuestos delitos de "violación a los deberes de funcionario público, enriquecimiento ilícito, abuso de autoridad, peculado y utilización del cargo público para obtener beneficios personales".

Había sido denunciado por haber llevado trabajadores del obrador central a trabajar en una finca de su propiedad, en Jáchal, además de haber usado más de 12.000 plantines del vivero provincial, maquinarias y equipos de Hidráulica para hacer el pozo de agua y a empleados del ex SES para el tendido de 2.600 metros de línea de alta y media tensión en la misma propiedad.

Por eso la acusación tuvo tres causales:

1) Haber obtenido ventajas patrimoniales y personales en la contratación de energía eléctrica para la finca de su propiedad Santa Bárbara, ubicada en El Fuerte, departamento Jáchal.

2) El empleo en provecho propio el trabajo de agentes de la administración pública pagados por ella.

3) Haber celebrado contratos entre empresas supuestamente de su propiedad o de familiares próximos con empresas de la provincia, como la ex SES, o directamente con el Estado.

Todo ese proceso fue avalado por Rojas, quien hasta ese momento era el vicegobernador.

No hay que olvidar que la asunción de Rojas se produjo en medio de una profunda crisis económica provincial que motivó que, entre sus primeras medidas, dispusiera una reducción de los sueldos de la planta política y que incluso después alcanzó a los empleados públicos. Con eso se ganó el descontento de toda la administración pública.

Además, la destitución de Escobar, que era respaldado por el Gobierno de Carlos Menem, y con el fuerte aval de su hermano Eduardo, provocó una suerte de asfixia financiera a la provincia. Incluso Rojas tuvo un fuerte enfrentamiento con quien entonces era ministro de Economía de la Nación, Domingo Cavallo.

Las obras

No obstante los aprietes financieros, durante su gestión se iniciaron las obras de parquización del anillo de la avenida de Circunvalación e incluso se llegó a forestar un sector ubicado en el cruce de esta avenida con la Rawson.

También se hizo la renovación completa de la iluminación de la vía de circulación y también se arregló el alumbrado del sector del llamado Acceso Este, según recordaron funcionarios de su gabinete que lo acompañaron en la gestión.

En lo educativo, propició la construcción de varias escuelas, pero hay dos que se destacaron por su importancia para la enseñanza agropecuaria. Fueron las inauguraciones de los nuevos edificios de la Escuela Agrotécnica Juan Videla Cuello en Jáchal y de la Escuela Agroindustrial de 25 de Mayo. También se destacó por la construcción de viviendas en los departamentos.

Una decisión política que incluso le valió después denuncias en el Tribunal de Cuentas y en la Justicia fue cuando dispuso que se echara mano para el pago de sueldos a los dineros de la llamada Cuenta Unificada, por unos 12 millones de pesos, medida que había sido observada por la Contaduría General de la provincia.

Comentá la nota