La gestión Cáffaro confía en dejar su huella en el año del bicentenario

"Estamos en condiciones de decir que todo lo que fue anunciado en 2009 tiene ejecución real", dijo el jefe de Gabinete, Pablo Giménez. "Tendríamos que terminar 2010 con muchas de estas obras concretadas", agregó.

Con la firma del convenio para la construcción del Camino 103 que une Lima con sus centrales nucleares, el viernes pasado en el Ministerio de Planificación Federal, la gestión del intendente Osvaldo Cáffaro volvió a fortalecer sus vinculaciones con el Ejecutivo nacional. El acuerdo se vio traducido en un compromiso por parte del Gobierno nacional de seguir apoyando las relaciones con el territorio a través de las obras anunciadas y en proceso de ejecución.

En este sentido, el jefe de Gabinete, Pablo Giménez informó ayer sobre el reimpulso de las obras públicas que habían quedado paralizadas y dijo que podrían verse finalizadas en el transcurso de 2010. Año del bicentenario en el que las distintas administraciones, nacional, provinciales y municipales intentarán dejar su huella en la historia.

La gestión municipal ya eligió cuatro obras para presentar a la comunidad en el marco de los festejos del bicentenario: el Centro Oscar Melillo en Lima que se convertirá en un centro de gestión del conocimiento e investigación, la remodelación y puesta en valor de plaza Italia, el Centro Cultural y la digitalización de todo el material del Museo Quinta Jovita.

"La relación de cooperación entre los tres niveles de gobierno tiene que ser independiente del grado de articulación política", dijo el funcionario aunque reconoció que "en la realidad política siempre que se corresponde con el posicionamiento político, se ve traducido en un mayor apoyo en la gestión".

Sin quitar méritos a la programación de gobierno de la actual gestión municipal, que tuvo desde el primer momento proyectos en carpeta listos para ejecutarse ni bien obtenida financiación, así como tampoco a su capacidad de gestión, la historia se encargará de asegurar que también fue un factor importante su relación con el kirchnerismo. Un trato que se sigue afirmando.

Como parte de una lectura oficial de lo que fue la firma del convenio para construcción del anunciado Camino 103, Giménez dijo que se "ratificó que se seguirá asegurando el ritmo de financiamiento de las obras". Además, agregó que "según el Ministro las obras se van a terminar y el financiamiento no tendría por qué discontinuarse".

El funcionario destacó la conveniencia de esa obra para Lima y el desafío que eso también genera para la localidad. Puso énfasis en su importancia logística, estratégica y de seguridad nacional, así como también en la forma que redundará en un crecimiento hacia el norte de la localidad.

En ese contexto, Giménez igualmente hizo mención al reimpulso que con el nuevo año van a tomar todas las obras que estaban paralizadas, demoradas o con un avance muy lento en la ciudad.

Informó que se recibió el anticipo financiero del Camino 038-01 (Zárate-Lima) y que, sin dificultad, tendría que desembolsarse el resto a medida que se vayan elevando las certificaciones de avance de obra; lo mismo con el camino Las Palmas-Ruta 9; también se obtuvo el anticipo financiero de Lavalle –obra hecha en forma adelantada a entero costo de la empresa (CIVIAL)-, lo que permitirá además contemplar una ampliación para terminarla con iluminación y señalización; se destrabó legalmente lo que tenía paralizada la construcción de la nueva terminal; se iniciaron las obras de arquitectura en la sala Aurelio Aliotti de Lima; también está en vías de solución el tema del Centro Cultural y ya fue autorizado el inicio del tablestacado de la Costanera -una de las obras más complejas a la que le faltaba un estudio de impacto ambiental-.

"Estamos en condiciones de decir que todo lo que fue anunciado en 2009 tiene ejecución real", dijo Giménez, "no nos quedaría ninguna obra anunciada, de las más importantes sin ejecutar".

El resto de las obras, según indicó además, con algunas diferencias, tienen un grado de avance de entre un 30 y 40 por ciento.

"Por los plazos que teníamos en cuenta, la obra más larga era de 16 meses, pese a los atrasos que sufrimos, tendríamos que estar terminando 2010 con muchas de estas obras terminadas", agregó el jefe de Gabinete municipal.

Comentá la nota