La Ley de Gestión de Ambiental del Agua es ley en la CABA

La Ley de Gestión de Ambiental del Agua es ley en la CABA
El parlamento porteño aprobó en una sesión maratónica la Ley de Gestión de Ambiental del Agua y la prohibición del Uso de sopladuras y calzadas. Además, el cuerpo sancionó la norma que previene el Síndrome de Desgaste Laboral Crónico y la prórroga de la Emergencia Ambiental y de Infraestructura del Barrio Ramón Carrillo.
En referencia a la Ley de Gestión Ambiental del Agua, esta tiene como objetivo regular la gestión ambiental del agua de dominio público de la Ciudad de Buenos Aires. La iniciativa pertenece al diputado de Diálogo por Buenos Aires, Eduardo Epszteyn y del PRO Marta Varela, apunta a la protección ambiental, la remediación y la gestión ambiental integrada del agua; asegurar una calidad ambientalmente adecuada de este recurso; proveer al uso y aprovechamiento, racionales, eficientes, equitativos y sostenibles del mismo, así como promover las innovaciones tecnológicas y la gestión de procesos ambientalmente adecuados.

Otro de los puntos básicos de esta norma es la implementación de un monitoreo que evalúe en forma sistemática "los caudales y la calidad de los ríos y arroyos que atraviesan o circundan la Ciudad de Buenos Aires, y de sus lagos, mediante análisis físicos, químicos y biológicos y otros métodos apropiados, que aseguren una cobertura adecuada y lo más amplia posible de parámetros de calidad".

También, la norma manifiesta "la prohibición del vertido de efluentes líquidos industriales y asimilables a los mismos, a la red pluvial, a los cursos y cuerpos de agua superficial, así como en la vía pública".

Además, el legislativo de la Ciudad aprobó la ley que previene el Síndrome de Desgaste Laboral Crónico. La norma fue impulsada por el diputado Encuentro Progresista, Raúl Fernández y contó con despacho de la Comisión de Salud en el que se detallan los factores que causan éste síndrome en los docentes son entre otros, la sobrecarga laboral debida al excesivo número de alumnos, el multiempleo, la carencia de recursos, la sobrecarga horaria, el bajo nivel de las remuneraciones, las malas condiciones edilicias y la pérdida del valor social de la profesión.

Por otra parte, el parlamento sancionó una norma que prohíbe el uso de sopladoras (máquinas que expulsan un chorro de aire de gran potencia) en el ámbito del espacio público como calzadas, aceras, paseos, bulevares, parques, plazas, patios de recreo, y en todas las dependencias del Gobierno de la Ciudad u otro elemento de tecnología similar, para efectuar el barrido del mismo, por ser considerado un método que levanta el polvo y la tierra seca de los espacios verdes y los detritus secos de aves, según subrayó en los fundamentos el autor, el diputado de Identidad Porteña, Christian Asinelli.

Cabe destacar que otra ley, la Nº 3.101, con el mismo objetivo ya había sido aprobada por el cuerpo y posteriormente vetada por el Poder Ejecutivo. En esta sesión, se aceptó el veto pero se insistió con la propuesta y finalmente fue aprobada una nueva ley con la única modificación (en relación a la norma vetada) del plazo en el que deberá estar vigente. La misma indica que el Gobierno deberá implementar la prohibición, a partir del 1º de enero de 2010, a razón de tres comunas por año, hasta completar la totalidad de las mismas.

Entre la gran cantidad de proyectos que aprobó el cuerpo con motivo del recambio de legisladores el 10 de diciembre se encontraba la prórroga de la Emergencia Ambiental y de Infraestructura del Barrio Ramón Carrillo, declarada por Ley N° 1.333 y prorrogada por las Leyes Nº 1.719, Nº 2.194 y 2.821 por el plazo de 365 días a partir de la publicación de la norma sancionada corresponde al diputado de la Coalición Cívica, Facundo Di Fillipo y obliga al Poder Ejecutivo a emitir un informe bimestral de las obras realizadas.

Comentá la nota