El ex gerente del Hospital de Cafayate se hará cargo del Seguro Provincial de Salud

Mediante el decreto Nº 4191/09, el gobernador Juan Manuel Urtubey decidió aceptar la renuncia del ex gerente del Hospital Nuestra Señora del Rosario (Cafayate), Héctor Molina, para nombrarlo coordinador del Seguro Provincial de Salud (SPS).
El funcionario ahora a cargo del SPS, piedra basal del modelo de gerenciamiento de fundaciones comunitarias a cargo de redes sanitarias -existentes en Cafayate y Metán-, se fue del Hospital tras las protestas que siguieron a las denuncias de mala praxis por la muerte de Iván Condorí, un nene de 10 años que visitó el Hospital vallisto tres veces, fue devuelto a su casa en todas las ocasiones, y solo en la última visita se decidió trasladarlo de urgencia a Salta Capital.

En el camino, antes de llegar al Hospital de Niños, Iván falleció.

Su madre, Lucía Vargas, había denunciado que su hijo había sido víctima del sistema de Salud que rige en los Valles Calchaquíes. A su denuncia se agregan la de otros pacientes que también hicieron denuncias por mala praxis, y el caso de Armando Mamaní. Este había sido golpeado y no recibió atención en el Hospital por horas dado que se entendía que estaba alcoholizado. Solo una vez que la madre de Mamaní fue a verlo al centro sanitario, fue atendido y derivado en estado de coma al Hospital San Bernardo.

En Cafayate se hicieron cerca de 30 marchas por la situación denunciada, las cuales fueron tildadas de ser impulsadas por distintos intereses de índole electoralista. Antes de los comicios, la familia de Iván estuvo en medio de incidentes en la intendencia de Cafayate, lo cual les valió una denuncia policial "de oficio", según explicaron los funcionarios uniformados.

El mismo intendente, Esteban Ocampo, había manifestado que existían ciertas falencias en el sistema, entre los que se encontraba el hecho de que nadie conocía a quienes estaban al frente de la Fundación de Control Comunitario de Cafayate. Por su parte, los funcionarios provinciales insistieron en que el sistema sanitario de la localidad vallista "funciona bien".

Tras los hechos ocurridos, Molina presentó su renuncia a la gerencia del Hospital, por el temor de lo que pudiera sucederle a el o a su familia en medio del clima que se vivía en Cafayate.

Finalmente, se lo designó al frente del SPS, anteriormente ocupado por Jorge Coronel. En el artículo 4º del decreto que lo designa se indica que se concede "licencia sin goce de haberes por ejercicio de cargo de mayor jerarquía", en su cargo base: profesional asistente del Hospital Señor del Milagro.

Comentá la nota