"La gente no soporta más tantos casos de injusticia"

El Gobernador de la Provincia insistió en la necesidad de mejorar la calidad en el servicio de la Justicia con el argumento de que la "gente ya no soporta tantos casos de injusticia". Elogió al sistema judicial chileno y se mostró esperanzado en avanzar hacia la implementación del sistema acusatorio.

Fue en la apertura de la primera etapa para el diseño del Plan Integral de Desarrollo en el Salón Auditórium Marta Mera del Centro Administrativo Provincial; luego en el acto de firma de convenios para obras de infraestructura social para los municipios que se llevó a cabo en el Espacio 73.

Según el Gobernador, es necesario mejorar la calidad de la Justicia porque "la gente ya no soporta más tantos casos de injusticia".

El mandatario provincial parece decidido a encarar un proceso de reforma judicial, al menos así lo manifiesta cada vez que tiene oportunidad de expresar sus proyectos en el mediano y largo plazo.

Beder Herrera, tras haber visitado el hermano país de Chile y haberse interiorizado del sistema judicial que emplean, defendió el sistema acusatorio y consideró que "mejorando la Justicia y si anda bien, vamos a tener instituciones mucho más sanas".

Dejó en claro que ése tema nos preocupa de sobremanera, ya que "podemos mejorar todas las instituciones, pero si no se mejora la calidad del servicio de Justicia, no se notará el incremento de la calidad y podemos quedar pendiendo de un hilo".

Además, hizo alusión a la cantidad de casos sin resolverse y explicó que "si tenemos, en el aspecto penal, un porcentaje del 98 por ciento de los casos irresueltos (es una media nacional) llega un punto donde la gente no soporta más" y reconoció que la falta de celeridad y los delitos que quedan sin resolverse es lo que más le molesta a la gente.

El Gobernador fue cauto al pensar que por tratarse de cambios estructurales dentro del sistema judicial, es imposible que se den de un día para el otro e indicó que deben ser graduales.

En el marco de la apertura de la primera etapa para el diseño del Plan Integral de Gobierno, en el Salón Marta Mera, el titular del Ejecutivo provincial recordó que en todos los años que lleva en la función pública, primero como diputado, luego como presidente de la Cámara de Diputados ha participado en la elección de los jueces y advirtió que "ninguno puede decir que los estoy llamando" y seguidamente consideró que la falla radica en el sistema.

De este modo, aseguró que la gran reforma judicial es una responsabilidad común y todos debemos asumir la parte que nos toca.

Inmediatamente, ahondó en las bondades del sistema acusatorio y aseguró que "nosotros ya tenemos una idea cabal y clara de los que es la reforma en el sistema de Justicia. En definitiva, Chile tiene un sistema que queremos aplicarlo paulatinamente, a pesar de que ellos lo aplicaron de una forma rápida, brusca".

EL SISTEMA ACUSATORIO

Beder Herrera señaló que el sistema funciona con la división de delitos a partir de la cantidad de años de pena que tiene cada uno. Por ejemplo, estableció que los delitos de hasta ocho años o hasta seis años en algunos casos, lo atenderá determinada cantidad de jueces de instrucción".

Manifestó que ése fue su gran acierto –amplió- porque los delitos comunes, el 95 ó 97 por ciento, son delitos que incluyen pequeños robos, arrebatos, los relacionados con el consumo de estupefacientes, y los conflictos entre vecinos, o por accidentes.

Consideró que dichas problemáticas constituyen demandas de la comunidad que necesitan resolución porque si no, comienza el descreimiento en el sistema de Justicia y se traslada la responsabilidad a otros actores sociales.

En referencia a la responsabilidad por la resolución de esos casos, aseguró que la responsabilidad es común, porque el Estado es uno solo. Si bien dentro del mismo existe la independencia de poderes la responsabilidad es de todos.

Del mismo modo, puso de manifiesto que "si los jueces no funcionan, es porque han sido mal designados, es porque no hay un control; es porque no modificamos el sistema. Allí demostramos que la Legislatura y el Poder Ejecutivo tenemos responsabilidad en el tema".

Respecto a la división de los delitos y la cuantía de la pena, reveló que tenemos en la Provincia numerosos, pero pequeños delitos y contrastó con el sistema aplicado en el país vecino, de quien se ocupó de destacar la celeridad que tiene la resolución de las causas en el país trasandino enmarcadas en el sistema acusatorio.

Relató que "hay un fiscal que acusa, un defensor que lo defiende y hay un juez de garantías que establece la pena. Es simple, lógico y está en todo el mundo" sintetizó.

Asimismo, opinó que se trata de un sistema totalmente justo y para contrastar con nuestra realidad, citó como ejemplo el caso de la joven Cecilia Gómez Córdoba al que calificó como "un horrendo caso que sigue dando vueltas y no se resuelve y los abogados siguen metiendo chicanas" lo que va dilatando el tiempo.

LAS TRES PATAS DE LA REFORMA

El mandatario provincial especificó cuáles serían, a su modo de ver, los ejes de la reforma judicial en nuestra Provincia y consignó la cuantía de las penas, la selección de los jueces y a su vez la función que deben tener.

En ese marco, se quejó porque las cuestiones meramente administrativas quedan también en manos de los jueces cuando al igual que la determinación de las audiencias deben hacerlas otros empleados.

Estimó que el proceso debe ser gradual y que los cambios se irán realizando de manera paulatina y finalmente, puso de relieve que debe ir acompañado por una informatización general del sistema.

Comentá la nota