”Gente del sindicato me está condenando antes de la sentencia”

Rubén Minotti dijo que la pena en la causa que lo tiene involucrado por presunta “defraudación por administración fraudulenta” recayó únicamente en quien fuera la tesorera durante su gestión antes de la intervención del gremio.
Acusó a “gente del sindicato” en tener intención de perjudicarlo y criticó al actual secretario general del CEC Luján por dedicarse más a la política partidaria que a atender a los afiliados mercantiles.

Rubén Minotti, quien fuera secretario general del Centro de Empleados de Comercio (CEC) de esta ciudad hasta su intervención tras desatarse un verdadero escándalo que puso al descubierto maniobras irregulares en el manejo de los fondos y un plan para matar al tesorero del gremio, negó que fuese condenado por “defraudación por administración fraudulenta”. Además, aseguró que este nuevo capítulo es llevado a cabo por la actual conducción del sindicato con el objetivo de desprestigiarlo públicamente.

Minotti admitió que se encuentra sometido a proceso judicial pero que el fallo dictado por el Tribunal en lo Criminal Nro. 4 del Departamento Judicial de Mercedes recayó únicamente en Graciela Sarube, la ex tesorera del CEC, quien fue condenada a la pena de un año y seis de prisión más las costas de juicio. Por esa causa, Minotti continúa siendo investigado pero aclaró que se tramita por separado en otro tribunal. “Yo no tuve ninguna condena”, enfatizó.

El ex secretario conjeturó que la noticia dada a conocer la semana pasada proviene de “gente del sindicato que me está condenando antes de la sentencia”, dijo, y se comprometió con EL CIVISMO: “El día que tenga el veredicto como corresponda voy a decir: Rubén Minotti es el culpable pero hasta ahora Minotti está procesado”.

Quien fuera durante varios años también presidente del Club Santa Elena tomó distancia de la situación de Sarube no sólo con relación al plan pergeñado y llevado a la práctica para matar al actual secretario general del CEC, Sergio Gauna, sino también de la estafa cometida en perjuicio del sindicato de la cual resultó ser culpable.

¿DESVÍO DE FONDOS?

Minotti sostuvo que Gauna, en estos momentos, se está dedicando más a la política partidaria (integra la lista junto con Miguel Prince en las internas del PJ) que en brindar beneficios a los afiliados mercantiles. “Está utilizando mi nombre para poder salir adelante, está al lado de Miguel Prince y no le está dando beneficios a los afiliados” porque “está gastando la plata en otra cosa”, expresó.

Con respecto a esto último, Minotti aseveró contar con denuncias de los afiliados que corroborarían esta situación y afirmó que “está utilizando los fondos del sindicato para la campaña política de Miguel Prince”.

Asimismo, acusó a Gauna de orquestar una persecución laboral contra los empleados, indicó que el CEC está perdiendo afiliados como consecuencia de una mala gestión que lleva adelante la actual conducción gremial. “Se han borrado un 40 por ciento”, calculó. “No han hecho convenios con las clínicas, no han hecho nada”.

Mientras al lado de la actual sede del CEC y de la obra social se levanta un edificio destinado al gremio, Minotti denunció que los fondos para la construcción provienen de la central de la obra social OSECAC y no es fruto de la administración de la actual gestión.

Con todo, Minotti acusó a Sergio y a su hermana Marcela de ser “los responsables de la situación que estoy viviendo”.

Plena confianza

La pena recibida por Graciela Sarube fue de un año y seis meses tras haber sido hallada responsable por defraudación en perjuicio del CEC. Aunque nunca pudo establecerse con precisión el monto del dinero faltante, fuentes del sindicato calcularon que fue entre 600 mil y un millón y medio de pesos.

Sarube ya había sido condenada en julio de este año a la pena de seis años de prisión por haber contratado a dos sicarios para matar a Gauna. Con esta nueva condena prácticamente pierde toda posibilidad de solicitar una indemnización por los años que trabajó en el sindicato.

Minotti, quien aseguró no haber sido notificado de condena alguna, tiene mínimas posibilidades de ir a la cárcel porque en el caso de ser encontrado efectivamente culpable la pena nunca superaría los 3 años. Pero además, Minotti se desligó de Sarube y confía plenamente que podrá convencer a los jueces de que no tiene nada que ver con los manejos de los fondos que hacía la tesorera durante su gestión como secretario general del gremio.

Comentá la nota