“Hay gente que no la queremos”

Se vuelven a juntar en la oposición sectores que no están de acuerdo como lleva la administración el peronismo y no se identifican con el Frente Para la Victoria. Lo que quedó de la Alianza, ahora en el ARI, sectores del radicalismo disidente, por nombrar algunos, se juntan en la Coalición Cívica
Es evidente que estamos inmersos en una profunda crisis partidaria, que también se dio a nivel mundial, pero que en nuestro país se vió agravada ante la joven democracia que todavía debemos consolidar.

Esa crisis partidaria que comenzó a hacerse sentir con el fin del gobierno alfonsinista (de un lado) y se estableció con la década menemista (del otro) se profundizó con las dudas que surgieron en la representatividad de sus dirigentes lo que repercutió en un desdoblamiento partidario en los históricos partidos argentinos. Pero si el Justicialismo se dividió, el Radicalismo, primero estalló, y después se desmembró en una infinidad de sectores.

Tras varios intentos y una caida estrepitosa con la Alianza, que lo que hizo fue dejar el poder en manos del Justicialismo nuevamente, aquellos sectores vuelven a intentar reagruparse, pero aún sin consolidar un frente opositor contundente en torno a la Coalición Cívica.

En el ínterin hubo un sector de la izquierda que estuvo apoyando al campo en esa protesta, en muchas ocasiones siendo funcional, además, a la derecha. También ocurrió con el Socialismo desde donde hubo un sector que se alió con Mauricio Macri, a pesar que el Jefe de Gobierno porteño está ideológicamente en otro lado.

En medio de este proceso están quienes se identifican con la Coalición Cívica en nuestra región.

La Coalición Cívica, en San Miguel, está formada por cinco patas: el ARI, representada por el concejal Alberto Novo; el GEN que responde a Margarita Stolbizer y formado por María Teresa Balocco; Unión Por Todos que está representado por la concejal Susana Salto que responde a Patricia Bulrich; el Peronismo Republicano representado por Víctor Tausich y la Junta Vecinal representada por Guillermo Maccia.

“En San Miguel se ha conformado un buen grupo porque tenemos que pensar que en las elecciones pasadas hemos trabajado como Coalición por San Miguel y hoy ya todos pasamos a formar la Coalición Cívica” confirmó la edil Susana Salto en diálogo con AQUÍ La Noticia para analizar la situación de la oposición en estas latitudes.

La dirigente reconoce que se avanza lentamente, pero, por ejemplo días atrás “estuve en San Nicolás en una Convención y me alegró mucho la cantidad de jóvenes que están trabajando porque se veía que el joven en lugar de acercarse a lo político había una tendencia a alejarse, porque en realidad no encontraba ni ideas, ni trabajo realmente fructífero como para incorporarse a la política”. Sosteniendo que “seguimos creciendo, tenemos armadas las mesas seccionales con la representación de cada uno de los partidos que la componen y estamos trabajando muy parejos”.

En San Miguel la Coalición Cívica está representada, en el legislativo, por uno del ARI, Alberto Novo, y otro por Unión Por Todos, Susana Salto. En José C. Paz el bloque está integrado por uno del ARI y otro del GEN. En Malvinas no tienen ediles (los dos de la oposición son del PRO). En Tres de Febrero hay 5 del ARI y 1 de Unión Por Todos.

Pero “lo fundamental es que trabajamos juntos a conciencia sin divisiones, porque si bien esto es una Coalición y por ahí hay una discusión de ideas, lo fundamental es que, puede llevar más o menos tiempo, pero la realidad es que llegamos a un acuerdo que creo que debería tener el resto de los partidos” sostuvo la edil.

Tras el quiebre que se dio a comienzos de siglo respecto a la calidad institucional y la legitimidad en la representación, Salto puso un ejemplo y para hacerlo más gráfico lo dio en primera persona. “Debemos aprender a que estén los mejores hombres preparados para defender y aquellos que son inquebrantales, incorruptibles, y no aquellos que reciben determinadas prebendas. Y yo lo digo muy simple, hay días en los que me enojo cuando siento que cambio el voto por nombrar a una o dos personas que me van permitir trabajar políticamente porque yo les di un lugar. Yo tengo que conseguir gente que trabaje porque su corazón es grande y tiene ganas de trabajar por la gente, y creo que falta eso. Es el egoísmo, el querer un puesto, pero como dicen los jóvenes: la política te da plata que la ganas enseguida; y no es cierto. Si en la política uno se maneja con criterio no da plata, y gano más plata en mi actividad privada que siendo política, para lo que hay que tener ganas, querer a la gente y querer resolverle los problemas, siento que eso no se discute, sí se discuten puestos, lugares, negocios...”.

La concejal advirtió que el crecimiento de la Coalición Cívica será indefectiblemente, porque “la gente se va cansando y va tomando conciencia que no le están respondiendo (desde la dirigencia) y que necesita a gente más comprometida para defender sus cosas y , dentro de la Coalición, se encuentra gente comprometida que llega con la convicción de ese compromiso moral de dar soluciones donde se tenga en cuenta que hay chicos que no comen, que la comida del hospital es mala, tanta cosas que pasan a diario y que a nadie le importa. En la Coalición tenemos los brazos abiertos, pero hay gente que no la queremos”.

Evidentemente el planteo ideológico quedará para otros momentos en que la política, en nuestro país, termine de solucionar las cuestiones urgentes y esa realidad permita dar el respiro necesario para sentarse a pensar en los conceptos fundacionales que hacen a una verdadera plataforma partidaria. ©ALN

Comentá la nota