La gente de Pergamino le tiende una mano de ayuda a quienes más lo necesitan

Se enviaron dos toneladas de mercadería a Palestina y un centro de jubilados está juntando ropa, comida y zapatillas para Tartagal. Los empleados de ANSES también donan diversos productos mientras que desde el Instituto Maiztegui investigan si hay casos de dengue en Salta. La comunidad ya había participado de la colecta de agua para el Chaco.

DE LA REDACCION. Quizás por devolver algo de lo que le fue dado en tiempos de inundación, o tal vez porque la necesidad en otros lugares es demasiada, mucha gente de Pergamino se juntó para ayudar a personas de distintas latitudes, dentro y fuera del país. Esta semana, desde el Centro de Jubilados y Pensionados de Centenario, están realizando una colecta para llevar frazadas, comida y ropa a los damnificados por el alud en Tartagal. Algo parecido está haciendo el personal de ANSES que tiene un encargado por piso en su edificio, para recolectar ropa y comida que serán enviadas a la ciudad salteña donde la gente perdió todo.

Para ayudar a otras personas, pero bastante lejos del territorio argentino, hace poco más de un mes, los dirigentes de la Sociedad de Beneficencia Unión Sadadense, entregaron más de dos toneladas de diversos artículos para los palestinos que dormían bajo la lluvia de bombas.

Incluso, el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas, doctor Julio Maiztegui, (Inevh), de Pergamino, encargado de estudiar el dengue, fiebre hemorrágica y otras enfermedades en Tartagal, donde ya se detectaron 12 casos generados por el mosquito conocido como Stegomyia aegypti (antes denominado Aedes aegypti).

El propio coordinador de Epidemiología de Salta, Alberto Gentile, explicó que “son 12 los casos confirmados de dengue en la provincia, -ocho casos autóctonos en Orán, Salvador Mazza y Tartagal, y cuatro importados de San José de Pocitos y Yacuiba-, y todos evolucionan favorablemente” y que, esta semana “se recibirán más resultados enviados al Instituto Maiztegui, de casos sospechosos de dengue”.

Jubilados en Acción

El presidente del Centro de Jubilados Centenario, Adolfo Sosa, dialogó con LA OPINION sobre la colecta que están organizando para enviar ayuda humanitaria a Tartagal. Contó que empezaron la semana pasada con la convocatoria y muchísima gente se acercó en estos días, tanto que la sede de la asociación quedó chica.

“La semana pasada, cuando vimos lo que estaba pasando pensamos que Pergamino no se puede quedar al margen de esto. Nosotros estuvimos trabajando con los hermanos chaqueños y enviamos agua. Somos bastante solidarios en general, hasta ahora somos nosotros nomás pero hoy a la tarde (por ayer) nos reunimos con la gente de otros centros para empezar a trabajar en conjunto y que ellos también junten cosas”, relató Sosa que agregó que “la idea es llevarlo a la casa de Salta, en Buenos Aires, porque un traslado hasta la provincia cuesta mucho”.

Sosa dijo además que desde Tartagal solicitan que la ropa esté clasificada y por eso las seis personas que concurren cotidianamente a la entidad están encargadas de catalogar ropa, zapatillas y comestibles. “Nosotros somos un grupito chico, pero estamos todos los días, somos seis o siete. Recién ahora estamos inscriptos en Pami, pero nunca recibimos ayuda de ninguna institución, todo lo que hacemos lo hacemos a pulmón”, explicó Sosa que indicó que para ayudar hay que llamar al 417-071 de lunes a viernes después de las 18:00, o concurrir a Alvear 1852 en el mismo horario.

Hasta el momento la participación de la gente fue catalogada como “muy buena” por el Centro de Jubilados Centenario. Desde allí contaron que debieron pedir una donación de bolsas a la firma Impla, para poder seguir clasificando.

“Impla nos donó bolsas y está llegando mercadería de todos lados, ropa, zapatillas, comida envasada, y pañales. Empezamos el viernes y vinieron más de 20 personas y aún tenemos que ir a buscar a Cáritas de La Merced y de San Vicente, que nos pidieron que pasáramos”, dijo Sosa.

Palestina

La sociedad Sadadense de Pergamino, fundada hace 76 años por jóvenes provenientes de Siria y en su mayoría del pueblo de Sadad, juntó ropa, comida y frazadas durante, tan sólo cinco días, y consiguió que la gente acerque dos toneladas de productos. Los mismos fueron enviados en camiones hasta la Ciudad de Buenos Aires, donde los recibió la Federación de Entidades Arabes de Argentina (Fearar) y enviados directamente a la Franja de Gaza, en el Estado Palestino.

Según contó el presidente de la Sociedad Sadadense, Moisés Kaluch, “se calcula que, a groso modo, se juntaron dos toneladas y media solamente en Pergamino. Frazadas, pantalones, especialmente alimentos de todo tipo y agua en bidones. Alimentos enviamos los que más se requerían: arroz, harina de trigo y de maíz y productos envasados”.

Además, los miembros de la Asociación junto con miembros del Club Sirio Libanés, aportaron de sus propios bolsillos, mil pesos cada uno, con los que se compró más mercadería para los palestinos.

“Los que trabajamos fuimos mas o menos cinco personas en distintos momentos, pero para cargar en el camión fuimos ocho.

Todo esto comienza con una institución que se llama Fearar, que es una federación de entidades árabes en Argentina. Hay ciertas personas de nuestra colectividad que tienen contactos con gente del Gobierno y eso ayudó. Por eso cuando lo enviamos, en Buenos Aires, ya estaban esperando la mercadería. También intervinieron los Cascos Blancos y, un hombre que a veces dice cosas un poco fuertes, como (Luis) D‘Elía. Allá había tres depósitos para ese fin”, contó Kaluch, que agregó que, “en el momento que mandamos las cosas había mas de 20 toneladas para Gaza. También fueron médicos pediatras. Todo iba en aviones Hércules, vía Egipto”.

Según el relato del presidente de la Sociedad Sadadense, la organización para el envío de ayuda humanitaria a la Franja de Gaza desde Argentina, y desde Pergamino, estuvo “muy bien organizado” y la gente que se sumó a la propuesta fue más de la esperada.

Kaluch comentó su sentir al respecto: “Por mi parte estoy my satisfecho. Al principio, estas cosas siempre están sospechadas, pero cuando la gente empezó a conocer el detalle, comenzó masivamente a traer mercadería”.

La primera donación que realizó la Sociedad Sadadense fue hace 76 años, en su creación, cuando aportó dinero para el Hospital San José. La mitad de lo recaudado en la institución se utiliza, históricamente, para impulsar la actividad de entidades pergaminenses y la otra mitad suele mandarse a Siria o países árabes que necesiten ayuda.

“Siempre se hizo el trabajo de manera silenciosa, pero a veces hay que hacer conocer un poco la situación así nos apoyan, más cuando pasa este tipo de cosas”, concluyó Kaluch.

Comentá la nota