"La gente está con nosotros", aseguró Rojkés.

La primera dama objetó a la oposición y a los medios que critican a los Kirchner y que dicen que "Alperovich tiene una escribanía en la Legislatura". La parlamentaria señalo que Tucumán creció más que cualquier otra provincia del país. Reconoció que hay descupados y que aún deben atender necesidades básicas.
El acto de apertura de los sobres con las ofertas para construir una planta de tratamiento de efluentes cloacales en San Felipe en la Legislatura (ver página 7) se transformó en un acto político de tinte electoral. La presencia estelar fue la de la candidata a senadora nacional del Frente para la Victoria, la diputada Beatriz Rojkés de Alperovich.

En su discurso, la presidenta del PJ cargó contra sus dos rivales preferidos, aunque sin identificarlos: la oposición y la prensa. A ambos les cuestionó -según manifestó- las críticas que efectúan a la gestión del Gobierno y reivindicó la acción que desarrolla su esposo, José Alperovich.

"Leo que los Kirchner buscan un poder hegemónico o que Alperovich tiene una simple escribanía en esta Legislatura, con levantamanos. ¡Qué poco valor tiene todo lo que hacemos! Descalifican a un Gobierno que trabaja tanto y tan bien sólo porque tiene la posibilidad de ser mayoría para seguir haciendo las cosas como corresponde", expresó la primera dama. "En vez de hablar, les pido que me acompañen a las escuelas y a los hospitales donde se dignifica a la gente", acotó.

La diputada nacional aseguró que hay proyectos que deben ser reformulados por el descenso en la cantidad de beneficiarios en el programa asistencial Jefes y Jefas de Hogar Desempleados, lo que fue interpretado como una señal de progreso. Pero aclaró que aún quedan desocupados y necesidades básicas insatisfechas.

"Las obras no son ladrillos. Son personas que trabajan. Hemos crecido más que cualquier otra provincia del país y siento el profundo orgullo de ser tucumana, como decía José (por su esposo) en sus discursos. Acá se terminaron los proyectos individuales; se puede palpar a los políticos oficialistas tan criticados por los opositores y por los medios, porque la gente está con nosotros pese a lo que intentan hacernos creer", destacó.

La postulante del Frente para la Victoria confesó que era la primera vez que entraba en el edificio parlamentario, hecho que la emocionaba. "Me trataron como una amiga", dijo frente al vicegobernador, Juan Manzur, y a una veintena de legisladores oficialistas que participaron de la ceremonia licitatoria.

Comentá la nota