"La gente está cansada de que la usen"

El ex camarista del trabajo Rodolfo Capón Filas considera un disparate el gran número de organizaciones laborales.
"El surgimiento de los sectores autoconvocados se produce porque el sindicalismo tradicional entró en una crisis profunda de falta de representatividad democrática. Como hay mucha burocracia, la gente no se siente identificada y busca caminos alternativos", afirmó el laboralista Rodolfo Capón Filas.

El ex camarista nacional e integrante del Equipo Federal del Trabajo confirmó que se está produciendo un cambio de actores en el abanico gremial, en una entrevista con LA GACETA que se desarrolló como sigue.

- ¿Los autoconvocados surgen por este freno a la participación?

- Ellos golpean las puertas de los sindicatos, pero no se las abren ni los atienden. Creo que ninguna de estas nuevas expresiones quieren, de entrada, crear una estructura paralela salvo los que están política o ideológicamente marcados. El resto preferiría tener dirigentes que les den bolilla, pero se cansan de esperar y salen a generar otra cosa. Esta presencia se va a multiplicar en el futuro inmediato, porque el sindicalismo oficial está muy vertebrado tras un determinado partido. No pretendo un sindicalismo apolítico, aburrido y sin posiciones. Esas son macanas, todos tienen su corazoncito, pero lo importante es que se defiendan los intereses de los trabajadores.

- ¿Cuál es el escenario actual?

- Se da un fenómeno extraño: en el país hay unos 1.500 sindicatos con personería gremial y otros tantos con simple inscripción gremial y con personería jurídica. Es un disparate, un exceso de entidades que no conduce a nada. Para tener fuerza, se debe ser poderoso.

- ¿Cuándo comienza la fragmentación de los sindicatos?

- No es nueva, es de hace 10 o 12 años. Más que fragmentación, hablo de paralelismo; esto demuestra que algo no funciona, y no creo que sea la ley sindical sino cuestiones internas antidemocráticas.

- ¿Cuál es el principal reclamo?

- La gente está cansada de que la usen para los intereses de determinados dirigentes y no para los suyos. Desde la Central Cristiana de Trabajadores de América Latina planteamos la idea de un movimiento de trabajadores, no de un movimiento obrero organizado, que contemple a los desocupados. Este principio lo tomó la CTA, que fue que puso a la luz el tema de la crisis sindical al reivindicar nuevas formas de participación.

Opiniones de expertos

- ASPECTOS CENTRALES.- "Una característica común a los nuevos movimientos es la importancia que otorgan a su forma organizativa; a su funcionamiento y mecanismos de decisión, y a los valores y normas que los rigen. La transparencia debe entenderse como una respuesta a la forma tradicional de concebir y hacer la política" (Héctor Palomino, sociólogo, autor de "Los sindicatos y los movimientos sociales emergentes del colapso neoliberal en la Argentina").

- FACTORES CLAVE.- "La representación sindical depende de cuatro factores: la estructura económica del modelo vigente; la permeabilidad del sistema político que permitirá que las demandas tengan mayor o menor posibilidad de ser escuchadas; el patrón cultural y la administración estatal, que funciona como el nexo entre los sindicalistas y las decisiones políticas" (Osvaldo Battistini, licenciado en Ciencias Políticas, en "Los sindicatos en la Argentina").

- EL USO DEL PODER.- "La representatividad indica delegación de poder en alguien pero, asimismo, presupone que esa delegación está ceñida a un mandato conferido por otros. En cambio, el poder es la capacidad de decidir por otros, de imponer la propia voluntad per se". (Jorge Cerletti, en "Reflexiones por un nuevo pensamiento").

Comentá la nota