"La gente entendió el mensaje".

La Cosega continúa trabajando para solucionar los problemas ocasionados por la escasez de agua en los hogares. Pero sus dirigentes temen que la situación se agudice si se continúa construyendo casas al sur de la ciudad.

El presidente de la Cooperativa de Servicios Públicos, Leonardo Marín, afirmó que gracias a la colaboración y la solidaridad de los vecinos los problemas ocasionados por la escasez de agua disminuyeron el fin de semana.

"La gente entendió el mensaje, es decir, que si no hacían un uso racional la falta de agua afectaría a toda la localidad", indicó. Al mismo tiempo añadió que "las bajas temperaturas registradas los últimos días también ayudó a controlar el problema".

En ese sentido, informó que los camiones que la entidad solidaria había contratado para llevar agua a diferentes sectores de la ciudad, dejaron de hacerlo. Sin embargo permanecen en alerta, en caso de que se produzca otro pico de demanda en el suministro.

Casa por casa.

Marín manifestó que los integrantes del Consejo de Administración también estuvieron abocados a esa tarea y fueron casa por casa para llevar agua a las familias de diversos barrios. El presidente de la Cosega aseguró que están esperando el momento justo para poner en marcha las nuevas perforaciones, es decir, que las cisternas estén llenas para que cuando el servicio sea cortado por unas horas no afecte a nadie. "A partir de allí, el sistema comenzará a recibir un nuevo caudal de 30 mil litros por hora", precisó Marín.

Insistió en que los problemas de escasez de agua se localizaron en el sur de General Acha, donde los terrenos son más altos. "Los principales inconvenientes se concentraron en los barrios ubicados en la calle Paunero, y de allí hacia el sur de la localidad, donde se radicaron los nuevos barrios del IPAV", explicó el dirigente. Luego agregó que, "todo lo contrario sucedió en el centro y norte de Acha, donde prácticamente no hubo inconvenientes".

Factibilidad.

En otro orden, Marín se excusó de dar mayores precisiones sobre el anuncio que el vicegobernador de la provincia, Luis Campo, realizó en relación a la construcción de un centenar de viviendas en General Acha.

"Los aspectos relacionados a la factibilidad técnica de la construcción de nuevos barrios en la ciudad le compete al ingeniero Omar Llodra. De todas formas, en el caso de que las nuevas viviendas se construyan en el sector sur-este, es muy probable que si no se prevé la realización de nuevas obras, haya problemas en el suministro de los servicios, entre ellos, el de agua potable. Es que si la provincia y el municipio tienen planificado seguir construyendo en ese sector de Acha, los problemas con el suministro de agua se agudizarán si no se realizan antes las obras necesarias en ese sentido", opinó.

Más allá de que aún se desconoce dónde se construirán las nuevas viviendas anunciadas por el vicegobernador, se presume que uno de los lugares elegidos es el predio de la ex chacra de Riestra, ubicada al sur-este. Si esto es así, y no se hacen antes las obras necesarias para garantizar los servicios, los problemas ocasionados por la falta de agua se agudizarán en Acha. "Creo que Acha necesita una solución integral, que incluye una serie de obras que permita afrontar el incremento de la demanda ocasionada por el crecimiento poblacional", concluyó el presidente de la Cosega, Leonardo Marín.

Comentá la nota