"Así la gente se cuidará más"

Lifschitz anunció que pondrán dos medidores para "bajar la velocidad, que es fundamental para prevenir accidentes, que tienen que ver con la imprudencia de los conductores". Los trabajos experimentales en la traza ya comenzaron.
El intendente Miguel Lifschitz anunció ayer que se instalarán dos radares fijos en la Avenida de Circunvalación para que se respete la velocidad máxima, que en estos momentos, debido a las tareas de reparación, es de 60 kilómetros. Para el titular del Palacio de los Leones, el objetivo "es lograr bajar la velocidad, fundamental para evitar accidentes, que tienen que ver con imprudencia de los conductores y también a factores externos como la lluvia". Por su parte, la directora de Tránsito municipal, Marcela Biscotti, dijo a Rosario/12 que "hace una semana que comenzaron los trabajos experimentales para ver cómo trabajan estas cámaras. Se han colocado las espiras para ver si existen interferencias graves con los hierros del hormigón del pavimento". La funcionaria explicó que los radares funcionarán de manera experimental durante un tiempo, para ajustarlos. La directora de Tránsito entiende que el sistema de radares cumplirá una tarea pedagógica. "Cuando hay un elemento de este tipo la gente se cuida más", destacó.

Luego del accidente múltiple del martes sobre avenida de Circunvalación, en el carril sur norte a la altura de la calle Rivarola, que provocó la muerte de cuatro personas, el intendente Lifschitz adelantó ayer que ya se están "instalando dos radares, uno de cada mano, en Circunvalación entre Mendoza y Pellegrini, que funcionarán en forma experimental hasta afinar el sistema, y la idea es poner más en toda la extensión".

Según Biscotti, el principal impedimento para la instalación de estos radares en Circunvalación fue la reconstrucción de la Avenida. "Las obras de Vialidad Nacional son el último tramo de intervención, cuando el tramo sea intervenido será necesario volver a sacar todo este sistema. Al recapar el pavimento las espiras se desplazan, y hay que volver a calibrar las cámaras en el lugar para que tengan un correcto funcionamiento. Por eso se eligió el tramo donde Vialidad va a intervenir en última instancia".

La directora de Tránsito dijo que en su momento, cuando se llamó a licitación, estaba previsto colocar cinco cámaras rotativas. "Ahora no sabemos cuántas se colocarán, pero para este período de prueba con dos cámaras seguramente se conseguirá el objetivo fundamental que es la prevención", dijo Biscotti, quien aseguró que "cuando hay un elemento de este tipo la gente se cuida más. Porque a pesar que la cartelería está muy bien señalizada, hacen caso omiso".

El municipio -facultado por el Concejo Municipal en junio de 2006 había solicitado un permiso a Vialidad Nacional para la instalación de radares fijos, y además una delegación de funciones por parte de la provincia. Para comprar las cámaras se llamó a una licitación, y a pesar que había un oferente, a fines del 2009 decidieron dejarla sin efecto, lo que generó un pedido de informes de la oposición.

Según explicó Biscotti, en esta oportunidad la instalación de los nuevos radares estarán a cargo de las empresas que ya tienen cámaras colocadas en los semáforos. "Será una ampliación del contrato de pliegos licitatorios que tienen estas empresas, que les permiten ampliación de obras, con los cuales estarían en condiciones de instalar estas cámaras en Circunvalación", precisó la funcionaria.

Por su parte, Rafael Pretto, jefe de VII distrito de Vialidad Nacional aclaró que "está muy claro que la ley nacional de Tránsito establece que en rutas nacionales que ingresen en el ejido urbano, la autoridad de aplicación son las locales". Pretto dijo que ellos no tienen ningún inconveniente que el control del tránsito en Circunvalación lo haga la Municipalidad, porque tiene la facultad de hacerlo.

El jefe de VII distrito de Vialidad destacó que las obras de construcción del tercer carril se están ejecutando. En este sentido, Pretto detalló que las tareas las están realizando en bulevar Oroño al sur y en el sector del Arroyo Ludueña, más allá de las tareas de mantenimiento.

Comentá la nota