El 81% de la gente no cree que se frene la corrupción

Un sondeo de Transparencia Internacional no favorece al Gobierno
Los discursos de lucha contra la corrupción esgrimidos desde el Gobierno ya no resultan demasiado creíbles para la mayor parte de la ciudadanía. El 81% de los argentinos no confía en que la presidenta Cristina Kirchner tome medidas concretas para combatir la corrupción en el Estado y sólo un 7% opina que se están ejecutando herramientas efectivas para evitar irregularidades.

Fue caballito de batalla de Néstor Kirchner en la campaña presidencial de 2003. Sin embargo, la percepción negativa de los argentinos respecto del combate contra la corrupción por parte del Gobierno fue creciendo en los últimos años. Mientras que en 2006 el 50% de la ciudadanía creía que los Kirchner no eran eficaces para erradicar la corrupción, en 2007 esa percepción ascendió al 73 por ciento.

Los datos son contundentes y ya no dejan lugar a dudas. Así lo demostró la encuesta anual de Barómetro Global de la Corrupción que realiza Transparencia Internacional en todo el mundo y que será presentada hoy en Bruselas. En la Argentina, el sondeo al que accedió LA NACION lo monitorea Poder Ciudadano y se hizo con 1000 entrevistas personales.

Con el 81% de evaluación negativa en la lucha contra la corrupción la Argentina lidera los índices en América latina. Es que en Perú el 71% de la gente cree que el gobierno es ineficaz en el combate contra la corrupción, mientras que, en Panamá y en Venezuela, el 65% opina en líneas similares; en Chile lo hizo el 59% y en Bolivia el 43% de la gente no cree que haya herramientas eficaces para evitar irregularidades en el Estado. En Brasil, el sondeo de Transparencia Internacional no se hizo.

"Los datos que revela la encuesta contribuyen a mostrar que los discursos del Gobierno en su intención por luchar contra la corrupción no tienen un correlato efectivo con la realidad", expresó a LA NACION la directora de Poder Ciudadano Delia Ferreira Rubio. Para la politicóloga, que estuvo a cargo del sondeo, existen, por lo menos, cuatro variables para entender por qué la gente no cree que el Gobierno sea eficaz a la hora de luchar contra la corrupción: la manipulación de datos por parte del Indec; el uso de fondos públicos para la campaña; la falta de autonomía de los organismos de control, y la utilización de los superpoderes son, a su entender, las causales de la falta de predisposición oficial para frenar las irregularidades en el Estado.

La encuesta de Transparencia Internacional se terminó en la Argentina, en noviembre de 2008, y los datos se procesaron ahora. El Barómetro Global de la Corrupción se hace desde hace seis años en 69 países.

En el nivel mundial, un promedio del 54% de los encuestados opinó que los gobiernos son eficaces en la lucha contra la corrupción. En América latina, un promedio del 61% de los encuestados cree que los gobiernos no son eficaces en materia de transparencia. Es decir, que la Argentina supera con creces su nivel de ineficacia en esta materia. No obstante, en todos estos países el 78% de la gente no presentó denuncias formales contra los gobiernos por corrupción.

En el caso de la Argentina, el gobierno de los Kirchner no parece ser el único afectado en su percepción negativa por parte de la ciudadanía. En una escala de 1 a 5, entendiendo que esta última cifra es la que representa a las instituciones "extremadamente corruptas", los partidos políticos obtuvieron 4,4 puntos; los funcionarios públicos, el 4,3; el Congreso y el Poder Judicial, 4,2 puntos; el sector privado, 3,7, y los medios 3,3 puntos.

Para Ferreira Rubio la agenda por la transparencia no parece estar presente en la Argentina a partir de que el Gobierno aún no dio muestras por impulsar una ley de acceso a la información pública.

Comentá la nota