“La gente nos apoya, pese al perjuicio que provoca el corte”.

“La gente nos apoya, pese al perjuicio que provoca el corte”.
Los agricultores descreen que el Gobierno impulse una baja en las retenciones a la soja. En un clima sin tensiones transcurrió el tercer día de paro agrario en Tucumán, en la ruta 9. No hubo mayores altercados.
El conflicto entre el agro y el Gobierno, que lleva ya más de un año en la vida de los argentinos, no descansa ni los domingos. Ayer también fue un día de cortes, aunque las acciones se realizaron con prudencia y no hubo problemas en toda la jornada.

La actividad comenzó a las 11, cuando algunos productores comenzaron a llegar a la zona de Los Puestos, cerca de las Termas de Río Hondo. Allí se instaló una carpa donde esperaron que aumente la concurrencia. Durante las primeras horas sólo repartieron panfletos a los automovilistas, y trataron de pedir su apoyo. A las 16, un grupo de 40 hombres realizó el primer corte. Cruzaron algunas máquinas de trabajo en la ruta y detuvieron el tránsito, que luego liberarían cada media hora para dejar pasar a los vehículos, y tras esperar dos minutos, volver a interrumpir el camino. La actividad continuó así por toda la tarde. Con el correr del tiempo llegaron más manifestantes, algunos con sus familias, que se sentaron a la vera de la ruta para apoyar a sus compañeros. Los afectados por los cortes reprobaron la medida, aunque tomaron la situación con tranquilidad. Algunos mostraron cierta solidaridad con los agricultores. “Yo no soy del campo; mi hijo es oficinista, y mi hermano vende frutas, pero antes que nada soy argentino”, dijo Adolfo Bartolo, un camionero, mientras esperaba que le den paso. Y aseguró: “no entiendo de campo, pero creo que para solucionar el problema debemos estar todos unidos”. Otros no fueron tan comprensivos: “A mi edad, uno ya sabe que para reclamar hay que ser inteligente. Si tengo una queja voy y molesto a mi jefe, no a mis compañeros”, protestó Néstor Sicinigaslli quién venía a Tucumán con su esposa, desde Berazategui, para descansar. “Allá hacemos piquetes a los responsables, que se concentren frente la casa de los políticos”, acotó su mujer. Los productores persistirán con el paro hasta que las retenciones bajen a niveles que consideren aceptables. “La gente mantiene su apoyo a pesar de los perjuicios que le generan los cortes, es consciente que el problema no es sólo del campo”, consensuaron los ruralistas.

Comentá la nota