Se generaliza el aumento de precio en las naftas

Comenzó Refinor. El lunes aumentó YPF y en las próximas horas lo hará Esso, entre otras petroleras que incrementan el valor de sus productos en un 3 por ciento promedio.

Fuentes de YPF, la petrolera que controla entre 55 y 60% del mercado de combustibles, confirmaron que elevaron este lunes el 3% promedio los precios de todos sus combustibles a lo largo y a lo ancho de la Argentina (hay una gran disparidad de valores según la zona).

La nafta súper se encareció 5,5%, al elevarse de $ 2,653 -es el precio de referencia para Capital Federal- a 2,799. La nafta de mejor calidad, Fangio XXI, subió 1,5%, de $ 3,200 a 3,249. El gasoil común cuesta 2,9% más: $ 2,006, en lugar de 1,948. El diésel Euro sigue costando igual.

Esso imitará en las próximas horas el alza de YPF, según fuentes al tanto de la decisión. Hasta ayer continuaba cobrando $ 2,650 la nafta súper; 3,190, la ultra, y 1,999, el gasoil común.

“Puede ser que Esso aumente”, admitió la presidenta de la Federación de Empresarios de Combustibles (Fecra), Rosario Sica, propietaria de una estación de servicio de esa marca norteamericana. “Monitorearemos el mercado. Cualquier decisión de precios no puede anticiparse”, respondió el director de relaciones institucionales de Esso, Tomás Hess.

Shell y Petrobras, podrían decidir también un nuevo incremento en el valor de sus productos.

En YPF atribuyeron el alza al aumento de la cotización del dólar, dado que el petróleo y los insumos químicos para refinarlo cotizan en esa divisa. Alegaron que esa suba de costos había bajado la rentabilidad de la firma que dirige Sebastián Eskenazi.

En YPF también se justificaron en que, al ofrecer el precio más bajo del mercado interno, los consumidores se volcaban a sus estaciones y corrían el riesgo de desabastecerse.

Consultadas sobre la merma de precios de combustibles que está registrándose en otros países por el abaratamiento del crudo, las fuentes de YPF responden que, por el esquema de retenciones a la exportación, en la Argentina las naftas y el gasoil no aumentaron tanto el año pasado, cuando el barril orilló los US$ 150, y por eso ahora tampoco bajan, cuando el petróleo cotiza a 53,80.

Los dueños de estaciones de servicio, que a fines del año pasado habían amenazado con un paro por la caída de su rentabilidad, no se beneficiarán con este nuevo incremento, según Sica. “Esto les sirve al Gobierno, que recaudará más, y a las petroleras. Nosotros cobramos sólo medio centavo del aumento”, dijo Sica.

Comentá la nota