"General Pico explotó porque la gente se cansó de la violencia"

Pelizzari y otros ministros del Superior Tribunal de Justicia estuvieron el jueves en General Pico, donde participaron de una reunión del Consejo Municipal de Seguridad, que lo conforman vecinos, autoridades y organizaciones sociales locales. Se debatió sobre la inseguridad reinante en esa localidad, donde "la gente está muy preocupada, que es la misma preocupación que creo que tenemos en Santa Rosa, en el país, en Latinoamérica y en la mayoría del mundo", dijo el magistrado en una entrevista con Radio Noticias.
"Es un tema muy complejo, pero bajo el título de inseguridad se mezclan otras cosas que no tienen que ver con el tema. Se cree que con el nuevo Código Procesal Penal la inseguridad cambiará sustancialmente, pero no se aplica y se cree que es el STJ el que no lo pone en vigencia. Pero cuando esté, no va a modificar nada porque el Código regula un trámite del procedimiento penal frente a la comisión de un hecho presuntamente delictivo, pero no tiene nada que ver con la seguridad".

"Hoy seguridad es prevención y es resorte de otro Poder del Estado; el Ejecutivo tiene un Ministerio específico, el de Gobierno, Seguridad y Justicia", afirmó Pelizzari.

"Se responsabiliza a la justicia de la inseguridad y lo que digo es que tenemos que ser sinceros y no tratar de deslindar las responsabilidades en otros, porque las responsabilidades que cada uno tenemos están claramente establecidas en la Constitución y en las leyes. No tengo en esto un discurso político, sí de naturaleza constitucional y si yo le endilgo mi responsabilidad a otro no solucionamos ningún problema de los vecinos".

-Los policías dicen que los delincuentes entran por una puerta de los tribunales y salen por la otra.

-Lo he escuchado, porque no soy juez, trabajo de juez y el resto del tiempo soy un ciudadano común que también está preocupado por la inseguridad porque he sido víctima de algún pequeño hecho supuestamente delictivo y se dice supuestamente porque hasta que no se tiene una sentencia definitiva después de un largo proceso penal, todo presunto responsable de un delito es inocente. Hay que explicar cómo son las cosas y, ¿cuál es la función constitucional del Poder Judicial? Resolver causas o cuestiones controvertidas entre partes interesadas; nosotros resolvemos conflictos entre partes y no instrumentamos políticas de ninguna naturaleza.

-¿Usted responsabiliza al Poder Ejecutivo?

-Las políticas les corresponden a los poderes políticos, sea el Ejecutivo o el Legislativo. Nosotros aplicamos las leyes que hace el Legislativo y el Ejecutivo ejecuta aquellas leyes que están destinadas al mismo.

Mano dura.

El ministro del STJ también se refirió a los que piden "mano dura" frente a la delincuencia: "Sí, son los que dicen que quienes matan tienen que morir. Aunque estoy lejos de ser un especialista, opino como un ciudadano y no como integrante del STJ, me interesa el tema, leo, tengo hijos y algún día tendré nietos y por la edad que tengo con muchas menos cosas he vivido mucho mejor. Mi aspiración ahora es tratar de hacer algo para que el resto, los que tienen toda la vida por delante, puedan vivir como yo viví con menos cosas para consumir pero con mucha más tranquilidad, solidaridad, respeto, consideración para con el prójimo y con menos delito.

-¿Y por dónde empezar?

-Por algún lado hay que hacerlo, esto se viene agravando desde hace décadas. En General Pico explotó porque la gente se hartó frente a la violencia de algunos hechos presuntamente delictivos y se exacerbaron los ánimos, algo que puedo entender desde lo humano. No sé qué hay que hacer, sí sé que algo hay que hacer. Sí sé que a través de las leyes esto no se soluciona, porque la mayor parte de la juventud que está delinquiendo, de acuerdo a lo que leo, no funciona a partir de lo que la ley no dice porque están fuera del sistema. No le puedo pedir a un joven, y no justifico el delito y tampoco me gusta esto de no criminalizar la pobreza, porque si digo eso es como que aquel que tiene la desgracia de estar en la pobreza está habilitado para delinquir; pero no le puedo pedir a alguien que está afuera del sistema, que no tiene educación, que no fue al colegio nunca, que nunca fue contenido y obviamente no sabe qué es eso del derecho de propiedad. Viven fuera del sistema legal o el que la sociedad alguna vez organizó a partir de la Constitución y las demás leyes. Funcionan con otros códigos: el del día a día y no pueden tener la esperanza, ni proyecto de futuro. Yo lo tuve, trabajé desde los 12 años, mis padres eran personas de trabajo y tenía esperanzas de que con esfuerzo, sacrificio y trabajo podía mejorar, porque la sociedad funcionaba de esta manera. Hoy no funciona así.

-¿Cuándo empezó a cambiar todo eso?

-Empezó, genéricamente hablando, hace no menos de 20 años y nos fuimos acostumbrando. Ahora, la exacerbación es por los hechos de violencia inusitados, porque antes no se agredía a los ancianos para sacarle una moneda, o se le partía el cráneo con pérdida de masa encefálica para sustraerle un anillo, un sistema casi brutal pero esto debe analizarse no desde la ley. Hace poco leí un estudio de un antropólogo del Conicet que hizo un estudio de campo en una villa de emergencia de Buenos Aires y llega a la conclusión que los chicos que delinquen no están socializados como nosotros en la escuela, en el club y en la familia, están socializados en la delincuencia y delinquen de manera brutal para hacer respetar más por sus pares. ¿Y en qué consumen lo que consiguen en el delito? En zapatillas y celulares, cosas de consumo diario porque mañana van a volver a hacer lo mismo, porque no están pensado qué harán de su vida dentro de 20 años, ni en formar una familia. El problema es que no estamos hablando de un grupito, por eso mi escepticismo en el futuro, estamos hablando de miles y miles.

Decisión política.

El ministro Julio Pelizzari enfatizó que para enfrentar a la inseguridad y la multiplicidad de factores que inciden en ella es necesario fijar políticas de Estado. "Habrá que tomar algún día una decisión política, equivocada o no porque no somos infalibles, como no lo son los diputados, ni el ministro, ni el gobernador. Acá hay que consultar a gente como estos investigadores que se toman cinco años para saber cuáles son las causas y qué es lo que está pasando. Hablo de un antropólogo, no tanto de un filósofo porque éstos hacen teorizaciones fantásticas pero a veces son difíciles de llevar a la realidad; hablo de los sociólogos, especialistas en Ciencias Humanas y ver cómo se toma una decisión que planifique a 30 años y dejarle algo mejor a las generaciones futuras. Esto no tiene una solución inmediata, pasa por tratar de lograr un cambio cultural donde se vuelvan a los valores en los que creímos quienes tenemos cierta edad: trabajo, educación, respeto por el prójimo... Una ley por más que disponga esto, no logrará que se cumpla. Estamos plagados de leyes, tenemos 24 mil y pico de leyes nacional, más las provinciales, ordenanzas municipales, más los decretos reglamentarios que no se cumplen. Es cierto que el Estado tiene el monopolio de la fuerza pública, en este caso el Ejecutivo que dispone de la policía, pero no podemos salir a reprimir todo esto porque entramos en una guerra civil.

"Educación e inclusión"

"Nuestra función es resolver conflictos particulares, no instrumentar políticas de ninguna naturaleza. El Poder Judicial interviene después que se cometió un hecho, no antes; una vez cometido el hecho, que interviene la policía y presume que es un delito, le comunica al juez y ahí empieza la tarea del Poder Judicial", explicó Julio Pelizzari.

En la entrevista con Radio Noticias, dijo que la justicia no tiene ningún rol en materia de prevención del delito. "No tiene ninguna función de prevención, porque no se las atribuye ni la Constitución, ni las leyes que reglamentan el funcionamiento del Poder Judicial, por eso el monopolio de la prevención lo tiene el Poder Ejecutivo a través de la policía, que se supone es la que hace inteligencia, controla, patrulla y trata de prevenir para que no se cometan hechos delictivos".

-La sociedad perfecta sería la que no demandaría el trabajo de los jueces y abogados.

-Seguro, en la que no hubiera conflictos de ninguna naturaleza, ni civiles, ni comerciales, ni contenciosos administrativos, ni penales, ni laborales, ni sociales, ni familiares, ni de menores, ni de ninguna, pero cada vez hay más.

-La solución (en materia de seguridad) para por los estamentos políticos.

-No hay dudas, y no es que esté sacando la pelota de la cancha; aquí y en todas partes del mundo es una solución política. Estoy hablando de política en el mejor sentido de la palabra, no hablo de política partidaria, son políticas de estado que deberían ser llevadas adelante por todos los sectores políticos más allá de la puja electoral o coyuntural.

-Nos quedamos con una frase suya: con mucho menos, fui más feliz que ahora.

-Lo puedo percibir yo que tengo 63 años, los que tienen 30 seguramente vivieron de otra manera y creen que esa es la única manera de vivir y se acostumbran. Como yo me acostumbré a las bombas en la época de la subversión porque estaba en Córdoba y también se acostumbra el torturador. Se pueden hacer las cosas y más en sociedades pequeñas como la nuestra, donde el diálogo es más factible, más allá de las discrepancias. Me parece que con un poco de voluntad se puede; el tema es educación e inclusión social, pero en serio.

-Inclusión sin clientelismo.

-Bueno, lo estoy diciendo de otra manera. El Estado no puede dejar desamparado al indigente, pero también debe exigirle que devuelva un poquitito a la sociedad. Recuerdo que cuando Jorge era intendente se decía que tenía la empresa constructora más grande de La Pampa, porque hacía la parte de asistencialismo de la Municipalidad pero la gente iba a trabajar no ocho pero sí cuatro horas, pero le generaba a la gente que las cosas se ganan con algún esfuerzo y responsabilidad, devolviendo algo y no recibir las cosas sentado en mi casa. Esto no es bueno para la dignidad de las personas, debo darle una herramienta y una esperanza para que alguien pueda ser libre y se pueda desarrollar y pueda optar, no que esté cautivo.

Comentá la nota