General Motors se toma "vacaciones" en EE.UU.

La automotriz busca evitar la quiebra y cierra sus fábricas durante el verano estadounidense. El gobierno de Obama ya le prestó u$s13.400 millones.
General Motors Corp. cerrará la mayoría de sus fábricas en Estados Unidos hasta por nueve semanas, a mediados de este año, ante el derrumbe en las ventas y los crecientes inventarios de vehículos que no se han vendido.

Los analistas consideran que la empresa podría experimentar un derrumbe en las ventas ante las versiones sobre una inminente bancarrota. El vicepresidente de GM en los EEUU, Mark LaNeve, se negó a confirmar la información del cierre de factorías y se limitó a señalar que la empresa ha estado reduciendo su producción desde octubre de 2008.

Chris Lee, portavoz de GM, se negó a emitir declaraciones, salvo por señalar que la empresa notifica siempre a los empleados antes de divulgar cualquier recorte en la producción.

Miles de trabajadores podrían ser despedidos pero seguirían recibiendo buena parte de su paga, porque el contrato con el sindicato United Auto Workers (UAW) requiere que la empresa compense buena parte de la diferencia entre las prestaciones estatales por desempleo y sus salarios.

Dirigentes de UAW en varias fábricas dijeron que tenían previstas conversaciones para el jueves y el viernes, con administradores de las plantas y ejecutivos de recursos humanos de GM, a fin de discutir los cambios en la producción.

GM sobrevive con 13.400 millones de dólares en préstamos gubernamentales y debe cumplir un plazo que vence el 1 de junio para reestructurarse o buscar la protección de los tribunales por bancarrota.

Comentá la nota