General Motors no descarta ir a quiebra

Lo aseguró Fritz Henderson, el flamante director de la automotriz estadounidense. Obama dio un plazo de 60 días para que la empresa inicie el "saneamiento".
Luego de que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, condicionara la ayuda estatal a las empresas automotrices a la realización de un plan de saneamiento, General Motors informó que no descarta iniciar un proceso de insolvencia.

Así lo advirtió Fritz Henderson, el nuevo jefe de la mayor automotriz norteamericana. "Si no funciona sin un proceso de insolvencia, entonces habrá que hacerlo a través de una insolvencia", remarcó. Sin embargo, el directivo se inclinó por un saneamiento.

Hace una semana, el presidente Obama le dio un plazo de 60 días a GM para presentar un plan de saneamiento y recibir luego nueva ayuda estatal. En caso que la automotriz no presente un plan sólido, solamente queda el camino de la insolvencia.

El domingo pasado, el anterior director de GM, Rick Wagoner, renunció a su cargo para despejar el camino a las ayudas que vendrían de la Casa Blanca. Wagoner era considerado por la prensa local como uno de los principales escollos para el nuevo plan de salvataje.

A pesar de que la empresa ya recibió 13.500 millones de dólares en créditos de emergencia del gobierno estadounidense, en febrero dijo que necesitaría unos 21.000 millones más en los próximos años.

Desde GM dijeron que en los últimos cuatro años perdieron cerca de 80.000 millones de dólares, pero alertaron que todo empeoró con la recesión, que provocó un derrumbe en las ventas de los autos por debajo de los niveles de los últimos 25 años.

Comentá la nota