General Motors no descarta nuevas inversiones en Alvear

El presidente de General Motors Mercosur, Jaime Ardilla, aseguró ayer que si se cumplen las expectativas de demanda de la región (fundamentalmente Brasil y Argentina) para el 2010, la fábrica de Rosario requeriría una nueva inversión para ampliar las áreas de carrocería y pintura.
Esto representaría la contratación de más personal, en un contexto en el que la industria automotriz parece mostrarse más sólida que otros sectores fabriles, que todavía están en etapa de amesetamiento productivo o atravesando tímidas recuperaciones.

   Con la Cordillera de los Andes como telón de fondo y el lanzamiento del flamante Agile como la avanzada del "nuevo ADN" que GM busca imprimir la compañía con la familia Viva, el directivo explicó que el objetivo para la producción de la planta rosarina en 2010, si se sostiene la demanda, es llegar al récord de 116.000 unidades.

   La intención es fabricar en Alvear unas 6.000 unidades mensuales de Agile (principalmente para Brasil y Argentina). El resto de la producción sería del Corsa Classic, para el mercado argentino. La relación en la línea sería de cuatro a uno.

   Sin embargo, Ardilla señaló que, de sostener el ritmo de crecimiento de la demanda en Brasil, como prevén, y a pesar del fin de los incentivos fiscales en ese país, la planta rosarina debería recibir mayor inversión en sectores que se transformarían en "cuellos de botella", como las áreas de carrocería y pintura. Estos sectores ya registraron fuertes desembolsos con la llegada del Agile.

   La máxima autoridad de GM en la región estima que para el 2020 en la región se venderán unas 5 millones de unidades, de las cuales Argentina tendría un potencial para producir 700 mil dentro de una década.

   De cara a 2009, las previsiones son de un mercado de 3,1 millones de autos para Brasil y arriba de 500 mil unidades para la Argentina. Como señaló en la edición de ayer el presidente GM Argentina, Edgar Lourencon, sería en el tercer nivel más alto en la historia de ventas de autos en el país.

   Ardilla dijo que la compañía prevé invertir 500 millones de dólares anuales hasta 2012 (2.500 millones de dólares), fundamentalmente en Brasil, para el desarrollo de nuevos productos de la familia Viva y de una futura familia que nacerá en 2012, denominada "Onix".

   El ejecutivo aseguró que la marca del chivo realizará "importantes lanzamientos de nuevos vehículos en cada uno de los próximos trimestres durante los próximos tres anos". Señaló que la unidad de negocios de Sudamérica salió "muy fortalecida" tras la reestructuración de la compañía a nivel global: "Es rentable y tiene una alta participación en todos los mercados", dijo.

Bloque regional.

   Por otra parte, el ejecutivo resaltó que el proyecto Agile es un paso más que significativo en la integración productiva en el Mercosur ya que incluyó el desarrollo de todas las etapas del vehículo en la región. Desde su diseño en el centro de desarrollo de San Pablo hasta su producción en la Argentina y su venta pensada para toda la región, "consolida el proceso de integración", dijo y resaltó que la industria "va más rápido que la política" en cuanto a la integración y la construcción del Mercosur.

A tal punto es la confianza que expresan sobre Brasil que no descartaron los incentivos que significan la organización de megaeventos como el Mundial de fútbol en 2014 y las Olimpíadas en 2016. En ese punto, Ardilla estimó que próximamente el país vecino superará en producción y ventas a mercados como el británico y el alemán. Hoy se ubica en el quinto puesto a nivel global. l

Recuperación

La ministra de Industria, Débora Giorgi, señaló que "el sector automotriz está liderando la recuperación, tanto en nuestro país como en América del Sur". La funcionaria presidió ayer el lanzamiento de u nuevo chasis para colectivos de pasajeos de piso súper bajo, en la planta de Mercedes Benz en La Matanza.

Comentá la nota