En General Acha cerraron todos los cabarets

La policía e inspectores de la Municipalidad de General Acha clausuraron los cabarets que funcionan en la localidad.
El operativo, que contó con la participación de un importante número de efectivos, se hizo de manera simultánea durante la madrugada de ayer, ocasión en la que se constataron serias irregularidades relacionadas a la seguridad e higiene.

El procedimiento efectuado por la policía, y personal de Bromatología y Obras Públicas del municipio, provocó que la ciudad se quedara sin whiskerías, al menos por unos días, hasta tanto los encargados de los locales regularicen su situación.

Cabarets.

La policía informó que el operativo se desarrolló en forma simultánea en el Gato Azul y en La Pelada -ambos situados a unos metros de la ruta nacional 152- y Las Amazonas -ubicado a unos cinco kilómetros al este de la ciudad, casi a la vera de la misma ruta-. El único que no fue controlado es el que funciona al oeste de la localidad, cerca de la ruta 152, porque momentáneamente está cerrado debido a que no tendría mujeres para trabajar.

Cabe recordar el Gato Azul fue regenteado hasta hace algunos días por la cuñada del ex subjefe de la UR-I de Santa Rosa, Hugo Benvenutto, quien se retiró de la Policía después de protagonizar un escándalo por decir públicamente que estaba a favor de los cabarets.

Irregularidades.

Las fuentes consultadas también confirmaron que las clausuras se produjeron por las serias irregularidades detectadas en relación a seguridad e higiene de los locales en donde las whiskerías funcionan. Algunas directamente no tenían agua potable, tampoco sanitarios. Otras contaban con instalaciones eléctricas muy precarias, no tenían extinguidores de fuego, carecían de salidas de emergencia. Y si las tenían, no estaban bien hechas. Además las instalaciones no reunían las condiciones necesarias para prevenir eventuales incendios en el lugar.

Aunque no pudo ser confirmado oficialmente, trascendió que los cabarets funcionan comercialmente al límite en lo que hace a seguridad e higiene para quienes trabajan allí, como así también para los clientes. Lo que realmente significaría un peligro latente para todos, debido a que se trata de construcciones sumamente precarias, cuyas instalaciones de electricidad no reúnen las condiciones de seguridad para que puedan continuar abiertos.

Mujeres.

Los controles también posibilitaron que la policía y los inspectores municipales pudiesen verificar si las mujeres que ejercen la prostitución tenían la libreta sanitaria en regla. Y para el caso de las extranjeras, si la documentación referida a migración también estaba bien.

Se comprobó que en las tres whiskerías trabajan unas doce mujeres, todas mayores de 21 años. Algunas son extranjeras, pero poseen la documentación de migración en regla.

Por otra parte, también hubo versiones extraoficiales que aseguraban que la municipalidad tendría en sus planes comenzar a intimar a quienes regentean las whiskerías en la localidad, debido a que tendrían importantes deudas con la comuna, en lo que respecta a licencia comercial y demás.

De ser así, los cabarets no solamente tendrán que regularidad la situación en lo que hace a seguridad e higiene, sino que a su vez deberán pagar la deuda contraía con el municipio.

Comentá la nota