Genera rechazo la posible suba de impuestos en 2009

El anuncio del gobernador José Alperovich sobre la posibilidad de un incremento en los tributos que permita garantizar la inversión en obras, salud y educación, ante la crisis global.
El anuncio del gobernador José Alperovich sobre la posibilidad de un aumento de impuestos en 2009, como medida para garantizar la recaudación provincial y contar con recursos para sostener la inversión en obras públicas, salud y educación, fue repudiado de manera terminante por empresarios, industriales, sindicalistas y dirigentes de la oposición.

"Se viene un año duro, en el que habrá que hacer previsiones y quizás algunos retoques impositivos para poder recaudar más", había advertido el viernes el titular del Poder Ejecutivo, cuando fue consultado por la prensa sobre la crisis financiera mundial y los efectos que podría causar en la economía nacional y provincial.

Consultados al respecto por EL SIGLO, referentes de distintos sectores cuestionaron la intención del Mandatario, advirtiendo que la medida sólo agravará la crisis imperante.

Repudio empresario

En este sentido, el vicepresidente de la Federación Económica de Tucumán, Rodolfo Di Pinto, recordó que en casos de recesión, como la que ya comenzó a percibirse en Tucumán, "los aumentos impositivos son contraproducentes, como señalan los conceptos básicos de la economía, comprobados con muchos ejemplos en todo el mundo. Si en este momento ya están cerrando negocios y despidiendo personal, con un aumento de los tributos sólo se agravará la depresión de la actividad económica y comercial, lo cual generará más desocupación", graficó. El dirigente opinó que "en lugar de aumentar la presión fiscal, habría que generar desde el Estado políticas de apoyo a los sectores productivos y empresarios para que puedan afrontar el proceso recesivo. Lamentablemente, como ya nos tiene acostumbrado el Gobierno, tanto nacional como provincial, siempre que hay déficit de caja se apela a un DNU o una Ley para resolverlo atacando a los sectores que mueven la economía", disparó el referente de la FET.

Por su parte, el titular de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT), Víctor Pereyra, advirtió que "cualquier tipo de incremento impositivo es inaceptable ante las actuales circunstancias, más si está dirigido al sector productivo, que viene padeciendo con la caída de los precios internacionales y la inflación en los costos del sector".

Tras recordar que el campo viene insistiendo en la necesidad de que se eliminen las retenciones a las exportaciones de granos, el ruralista aseguró que para volver a ser competitivos como país la única salida es mermar la presión fiscal, tanto nacional como provincial. "La recesión, que se va a profundizar con la crisis internacional, obliga a que se adopte una urgente rebaja en los impuestos, todo lo contrario a lo que propone el Gobierno", sentenció. Además, Pereyra sugirió a las autoridades que "si quieren garantizar fondos para obras, salud y educación, en lugar de aumentar los impuestos deberían rever los altos niveles en el gasto público".

A su turno, el presidente de la Unión Industrial de Tucumán, Fernando Allena, recordó que "Tucumán es una de las provincias con mayor carga tributaria y presión fiscal de toda la Argentina. En ese contexto -explicó- entendemos que cualquier incremento en los impuestos sería contraproducente, porque terminaría desalentando la inversión, porque lo primero que estudia una empresa antes de radicarse en una provincia es la carga impositiva".

Rechazo sindical

Los vaticinios oficiales sobre un posible impuestazo también son fuertemente resistidos en el sector sindical. "La gente no tiene para comer, debido al deterioro de los salarios por la inflación, y menos para pagar impuestos, por lo que subirlos sólo servirá para que baje la recaudación", reflexionó el referente local de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA), Martín Rodríguez.

El gremialista aseguró que "el Gobierno, que cada vez está peor, primero debería pensar cómo resolver la pérdida constante del poder adquisitivo de los trabajadores. En lugar de buscar una suba de impuestos para mantener las obras, que son secundarias cuando los principales problemas son el hambre y los salarios de miseria", sentenció.

Por su parte, el dirigente de los Municipales del Interior y referente de la Corriente Clasista y Combativa en la provincia, Vicente Ruíz, opinó que "si en Tucumán, una de las provincias más caras para vivir y con mayor presión fiscal, donde no suben los sueldos ni la ocupación, aumentar los impuestos será para que arda Troya". El sindicalista agregó que "con una inflación superior al 30 por ciento, ningún bolsillo podrá soportar un aumento en los impuesto y la gente va a salir a la calle a hacerle escuchar su enojo al Gobierno. La gente apenas está sobreviviendo, porque no hay fuentes de trabajo, y con más impuestos será más difícil que la situación mejore", terminó.

Advierten un castigo en las urnas

Según consideró el legislador por Fuerza Republicana José Luis Bussi, "un impuestazo en las actuales circunstancias va a liquidar lo poco que queda en la actividad económica de la provincia, vapuleada por la crisis financiera internacional, por la debacle de los mercados, y nacional, con la liquidación de las AFJP". Advirtió que "el gobernador Alperovich no aprovechó el círculo económico virtuoso que vivió la provincia en los últimos cinco años, y ahora se encuentra con problemas de caja que pretende resolver aumentándole los impuestos a los tucumanos, una medida que será castigada en las urnas el año que viene. Finalmente, Bussi recordó que "Tucumán ya es una de las provincias con mayor presión fiscal del país".

"Es como apagar un incendio con nafta"

Para el legislador Esteban Jerez (Ciudadanos Contra la Corrupción), el anuncio oficial sobre un posible aumento impositivo para garantizar las obras "es como intentar apagar un incendio con nafta. En el actual contexto de recesión, lo primero que harán las empresas para evitar despidos será dejar de pagar impuestos, máximo si estos se incrementan, con lo que la recaudación, en lugar de subir, caerá", explicó.

Además, el parlamentario opositor propuso al PE que "en lugar de aumentar los impuestos, debería beneficiar a las empresas que están instaladas en Tucumán mermando la presión fiscal, a cambio de que estas aseguren la productividad en un nivel competitivo y las fuentes de trabajo".

Por Fabián López

Busquedas de temas relacionados

Comentá la nota