Genera polémica el cobro de un plus por antigüedad entre los concejales

Por la reforma de una ley provincial, los concejales podrán sumar a sus dietas una bonificación que les reconoce la antigüedad de otros empleos públicos. Algunos podrían cobrar hasta 3 mil pesos extra por mes. El contador municipal dice que la norma es de aplicación obligatoria.
La Contaduría de la comuna local aceptó dar cumplimiento a la polémica reforma de la Ley Orgánica de las Municipalidades mediante la que la Legislatura Provincial dispuso que desde este año algunos concejales cobren una bonificación por antigüedad, lo que en algunos casos, elevará de manera notable sus remuneraciones.

El presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Artime -actualmente a cargo de la intendencia de manera interina- así como el bloque de Acción Marplatense, ya hicieron saber su rechazo a la medida y presentaron una nota a través de la cual renunciaron a percibir el beneficio.

La controversia por este tema se encuentra instalada en el ámbito del Concejo desde hace tiempo, pero en las últimas semanas comenzó a cobrar mayor relevancia; en especial, a partir del informe elaborado por el contador municipal, en el que se señala que el pago de la antigüedad es "de aplicación obligatoria" porque así lo indica la L.O.M.

Aparentemente, quienes acepten percibir este beneficio lo comenzarían a hacer a partir de la próxima liquidación de haberes. No obstante no se sabe aún si los ediles recibirán sólo la bonificación correspondiente al mes en curso o si también percibirán el monto de dinero acumulado durante todo este año, ya que la reforma de la ley se encuentra en vigencia desde enero último.

Anticipándose a las reacciones que pueda haber en contra de la disposición, los siete concejales del bloque oficialista se apresuraron a firmar una nota mediante la cual renunciaron al cobro del beneficio.

Originalmente, la Ley Orgánica de las Municipalidades establecía que los concejales sólo percibirían una dieta por su función mientras durara su mandato.

Pero a fines de 2008 la norma fue modificada por la Legislatura, introduciendo un cambio que rige para todos los municipios de la Provincia desde el pasado 1 de enero. El nuevo texto indica que los ediles percibirán dentro de su dieta un plus por antigüedad, cuyo cálculo no sólo contempla los años en el ejercicio de la concejalía.

También se computa el tiempo dedicado a otros cargos de la órbita municipal, provincial o nacional.

De este modo, los actuales o futuros concejales que se hayan desempeñado en organismos públicos -incluso en la docencia- percibirán dentro de su dieta un 1% por año dedicado a esa otra actividad.

Hasta 3 mil pesos por mes

En el actual Concejo hay quienes, por ejemplo, fueron durante varios años empleados municipales y solicitaron licencia para poder asumir en sus bancas. Por lo tanto sus remuneraciones se verán engrosadas por la antigüedad correspondiente a su empleo anterior. Lo mismo sucede en el caso de aquellos que hayan sido docentes estatales o hayan trabajado en alguna dependencia pública provincial o nacional. Actualmente la dieta de un concejal en General Pueyrredon ronda los 7 mil pesos de bolsillo, por lo que quien haya ejercido alguna actividad en un organismo público durante unos 20 años, podría sumar hasta casi 3 mil pesos mensuales a sus ingresos.

En algunas otras comunas los ediles ya perciben la bonificación. En algunos casos, la medida se adoptó ni bien la reforma de la L.O.M entró en vigencia en enero y en otros, luego de que los mismos concejales aprobaran una ordenanza adhiriendo al nuevo texto de la ley.

Para el contador del municipio local, Roberto Arango, la norma "es de aplicación directa" por lo que no existe la necesidad de "sancionar una ordenanza que la ratifique". Un tema que genera inquietud entre las actuales autoridades del Concejo consiste en la obligación de encontrar ahora una manera de financiar los mayores gastos que supondrá el pago de la bonificación para los ediles que la acepten, sin incumplir otro artículo de la L.O.M que indica que el Deliberativo no podrá gastar más del 3% de lo que ejecute el Ejecutivo.

Lo cierto es que para justificar los mayores gastos en salarios, los concejales tendrán que aprobar una modificación de su propio presupuesto.

El reconocimiento del pago de la antigüedad es un tema que ya generó fuertes polémicas en otros distritos de la Provincia y hasta dio lugar a reclamos para que la norma sea revisada.

Incluso ya provocó episodios llamativos. Por ejemplo dio lugar a la queja de concejales que dejaron su empleo en la actividad privada y a los que no se les reconoce ninguna antigüedad.

Un caso emblemático fue el del tresarroyense Rubén López Muñoz, a quien se le negó el pago de la bonificación por ejercer actualmente la docencia ya que, al haberla percibido como concejal, la hubiera cobrado por partida doble.

Comentá la nota