Genera polémica el cierre de la única sala de cine de Dolores

El administrador acusa a la Secretaría de Cultura comunal de no apoyar la actividad cinematográfica y la réplica no se hizo esperar. Por lo pronto, la sala cerraría mañana.

DOLORES .- Una nueva polémica se despertó en Dolores, esta vez a partir del cierre del único cine de la ciudad y las declaraciones de su administrador, Alberto Caballero.

Caballero había acusado a la Secretaría de Cultura de la comuna de no apoyar la actividad cinematográfica y, esta vez, fue el jefe de gabinete, Darío Arrabit, quien difundió un comunicado para contestarle.

Caballero había dicho, luego de señalar que en diez años de tarea nunca se había recibido apoyo comunal, que "lo último que quise hacer en estos días, sabiendo del cierre del cine, es pasar todo el equipamiento al teatro y dar una función cada quince días, para que no se pierda, pero también me dijeron que no".

Acerca de las razones del cierre del cine, sostuvo que no estaba en relación con lo económico porque a lo largo de estos casi diez años, se ha mantenido con recursos genuinos. Había indicado que "desde que yo lo tengo a cargo, siempre se mantuvo con recursos genuinos, gracias al apoyo de la gente de todas las edades que nos acompañó".

Arrabit, en su carta sostiene que "se les ofreció un subsidio económico y hasta ayuda para el sostenimiento de algún empleado".

Añade que "tres meses después duplicamos el subsidio y ofrecimos tres empleados municipales para la atención, lo que tampoco fue aceptado y se pretendía que el municipio se hiciera cargo del cine, o que se alquilara la maquinaria para hacer proyecciones en el Teatro Municipal".

Sobre este punto, Arrabit consideró que "el Teatro Municipal es nuestro orgullo, uno de los más bellos de la Provincia de Buenos Aires en su estilo y su trayectoria. El mayor patrimonio cultural tangible de nuestra ciudad. No puede transformarse en una sala para proyectar películas y debemos resguardarlo, mantenerlo, embellecerlo, respetar el destino para el que fue creado".

Finalmente, sostuvo que "nuestra gestión municipal hizo todo lo que estuvo a su alcance para que el cine Dolores siga funcionando. Debe quedarles claro a los dolorenses que no hay cuestión política alguna en esta situación porque la única y verdadera política que ejercitamos es la que redunda en beneficio de toda mi comunidad."

Una mala tendencia

El cierre del Cine Dolores dejará a la ciudad sin una posibilidad cultural. El viejo cine Gloria, un magnífico edificio ubicado frente a la plaza principal, cerró sus puertas hace varios años y, en consonancia con tendencias iniciadas en la década de 1990, fue ocupado por un supermercado. La vieja sala del Círculo Católico de Obreros, fue reacondicionada para proyecciones de cine y así funcionó desde diez años atrás.

El teatro Unione, construido por inmigrantes italianos a fines del siglo XIX es uno de los más bellos teatros del país. Erigido como teatro y utilizado incluso para funciones líricas, a mediados del siglo XX fue transformado en el cine Rex, época en la que se modificó su fachada. En los años 1970 pasó a la municipalidad, fue remodelado y desde entonces funciona como teatro, aunque en algunas oportunidades se han brindado funciones de cine.

El cierre del cine Dolores está previsto para mañana.

Comentá la nota