Genera expectativas la vuelta de Bertoldi

Retoma sus funciones y podría haber diálogo por el conflicto en el corralón.

La toma de esa dependencia municipal por parte de los empleados se mantiene desde el 8 de octubre.

Centenario > La llegada del intendente Javier Bertoldi, tras una semana de ausencia por licencia y por un viaje a Buenos Aires, generó expectativas en el sector sindical para poner fin a un conflicto con la toma del corralón desde hace dieciséis días.

Bertoldi llegó ayer a la ciudad y retomará su cargo el próximo lunes, en una semana de definiciones. El arribo del intendente se produjo en un momento en que el conflicto pareciera profundizarse, ya que a pesar de que hubo una reunión entre concejales y delegados gremiales, aún no se logra llegar a un acuerdo por lo que continúan las medidas.

"A partir de las 14 dejo de estar a cargo de la intendencia, así que cualquier reclamo va a ser atendido por el intendente. Yo seguiré en la parte de Obras Públicas", expresó a la prensa el secretario de esa cartera, Fernando Pieroni.

El conflicto comenzó el jueves 8 de octubre con la toma del corralón municipal por parte de un grupo de empleados, que tomó la decisión más allá de una asamblea, y en forma particular. Pero luego, la media fue apoyada por el gremio.

Continuó el lunes pasado con el encadenamiento de Mario Nicolás un obrero municipal del sector de Saneamiento frente a las puertas del Concejo Deliberante y desde hace seis días inició una huelga de hambre para que se dialogue y así llegar a un acuerdo entre las partes.

Hasta ahora Pieroni y el grupo de concejales oficialistas se mostraron flexibles al diálogo sólo si se levantaba la medida del corralón. En ese punto, el presidente del Concejo Deliberante, Oscar Nahuel, manifestó que "no es necesario que levanten las medidas de huelga, pero necesitamos un gesto y pedimos que dejen pasar a buscar algunas herramientas necesarias para prestar servicios a la comunidad".

El jefe comunal había adelantado que no recibirá al gremio si no levanta las medidas para dialogar. Pero, además, la situación financiera del municipio es delicada: tiene 720 empleados entre planta permanente y contratados, y, a pesar de que se bajó el gasto en remuneración y honorarios a terceros, el 85 por ciento de la coparticipación se esfuma en el pago de salarios.

Comentá la nota