Gendarmería en las instalaciones del Aeroclub San Nicolás

Gendarmería en las instalaciones del Aeroclub San Nicolás
La posición de la Comisión Directiva ante la disposición del desalojo de parte de las instalaciones

El desalojo que debe hacerse hoy le fue comunicado a la entidad el 9 de enero por autoridades municipales. José Benavídes y Carlos Ingoglia no se oponen a la medida pero lamentan su celeridad y la falta de posibilidad para consensuar alternativas

El Aeroclub San Nicolás debe desalojar hoy parte de sus instalaciones para cederlas a la Gendarmería Nacional. La comunicación de la determinación fue efectuada de manera verbal a través de un encuentro que mantuvieron sus autoridades con funcionarios municipales el viernes 9 de enero pasado. Así lo indicaron en diálogo con EL NORTE José Benavídes y Carlos Ingoglia –presidente y secretario de la entidad-, quienes lamentaron la celeridad del anuncio y la falta de posibilidad de consensuar alternativas o prever el proceso con más tiempo por parte de la organización.

“La disposición nos fue comunicada de palabra por el director de Tránsito y Transporte Waldimiro García y otro funcionario, luego de que nos citaran en un la Municipalidad. Antes de esa charla, no hubo ninguna comunicación oficial, solo un rumor”, detallaron.

“Nada por escrito”

“Nos informaron que Gendarmería se iba a instalar en la sede de pilotos, la oficina administrativa del Aeroclub y un hangar abierto construido por Siderar, que se encuentra en muy buen estado de conservación, que tiene 24 metros por 20. Por escrito no recibimos ninguna notificación, ni siquiera de los lugares específicos que ocuparán. Estos espacios eran utilizados hasta la actualidad por nosotros, para la Comisión Directiva y los socios. Además de las cuestiones formales, tenían una función social. También se hacía allí la inscripción de los pilotos. No sabemos todavía a dónde nos trasladaremos”, explicaron las autoridades del Aeroclub local.

Presidente y Secretario aclararon que no se oponen a la medida, pero que “la organización cuenta con otras dos oficinas con baño que podrían haber tomado sin afectar el funcionamiento de la entidad y la Escuela Oficial de Vuelo con Motor”.

“Aparentemente, las autoridades gubernamentales ya venían realizando negociaciones y gestiones en este sentido, pero a nosotros nadie nos avisó. Lamentamos la falta de diálogo porque tal vez juntándonos la Comisión Directiva, Jefatura de Gendarmería y el Municipio, podríamos haber podido lograr algo mejor y conveniente para todos. Logísticamente a ellos le podría haber venido bien otro sector y a nosotros también, por la actividad aeronáutica que desempeñamos. Quizá hubiéramos llegado a establecer un acuerdo democrático. El desalojo se presenta como irreversible”, manifestó Carlos Ingoglia.

Esfuerzo de los socios

Por su parte, José Benavídes sumó: “Nos comunicaron que la medida ya está tomada, que hay firmas de autoridades de alto nivel. Nos dijeron que es algo que no podemos revertir, ni siquiera legalmente, que fue una de las primeras opciones que pensamos”.

Según indicaron desde la Comisión Directiva, “el predio que actualmente ocupa el Aeroclub fue cedido por la Municipalidad” y agregaron: “La organización se fundó en 1940, y desde esa fecha la mantienen con muchísimo esfuerzo los socios (que actualmente son unos 60)”, señalaron.

“Eso es lo que duele y molesta: que de la noche a la mañana te digan tenés que salir de ahí, sin siquiera tratar de llegar a un acuerdo. Somos un grupo no muy grande de gente que trabaja incansablemente, nosotros debemos mantener la entidad operativamente. La disposición no fue un diálogo sino una imposición. Tras conocer esta medida, hay gente que poco le falta para las lágrimas, dado que conocen y constituyen la historia del Aeroclub. La institución constituye el paso inicial para una carrera de pilotos”, marcó el Presidente.

“Nos encantaría que alguien de la Gendarmería Nacional nos escuche, y ver si podemos llegar a un acuerdo que nos convenga a ambos. No perdemos la esperanza”, concluyeron.

Comentá la nota