Gendarmería aumenta la seguridad en las fronteras al Uruguay

La Gendarmería está en alerta en Entre Ríos. Escuadrones de Paraná y de Concepción del Uruguay se movilizan a las ciudades de Colón y de Concordia para reforzar los puestos de vigilancia fronterizos. Temen incidentes en Colón.
La disposición fue informada a los jefes de unidad con la intención de prevenir desmanes y mantener la seguridad ante la amenaza de los asambleístas de Gualeguaychú de cortar los pasos internacionales.

No obstante eso, altas fuentes de la fuerza dijeron al diario La Nación que no recibieron ninguna orden política explícita de impedir el corte de los puentes, sino que "la disposición general es asegurar la normal circulación".

"Tenemos la obligación de resguardar el libre tránsito", adelantó el segundo jefe del escuadrón de Concepción del Uruguay, René Bovadilla, que tendrá a cargo el paso de Colón. También en Concordia habrá refuerzos, aunque serán de menor alcance. "Incrementaremos los patrullajes y el movimiento operativo como medida preventiva para garantizar que no haya desmanes", informó una fuente de la fuerza.

En Gualeguaychú hay inquietud

Los asambleístas saben que la protesta entrará mañana en un clima de extrema tensión. "Estamos preparados para que nos repriman", desafió el ambientalista Jorge Fritzler.

El intendente de la localidad entrerriana aseguró que se reforzará la seguridad como medida de prevención, aunque reconoció que "están muy ofuscados y rechazan cualquier bloqueo".

Tensión en Colón

Colón vive los momentos previos al fin de semana de recambio turístico en estado de extrema tensión. Tras la decisión de los asambleístas de bloquear el paso internacional a Uruguay por Colón, el intendente de esa localidad, Hugo Marsó, aseguró hoy que "las fuerzas de seguridad estarán presentes" en el puente internacional José Artigas, ante la posibilidad de que se generen incidentes con comerciantes de la zona.

"Las fuerzas de seguridad estarán allí en el puente, previendo que se puedan producir incidentes", aseguró en declaraciones a Télam sobre cuál será la respuesta oficial ante la posibilidad concreta que se bloque el tránsito en el puente que une Colón con Paysandú, en Uruguay.

Marsó dejó claro que oficialmente "no va a hacer nada" más que disponer la presencia de las fuerzas de seguridad como medida de prevención, aunque reconoció que "los comerciantes de Colón están muy ofuscados y rechazan cualquier bloqueo".

Según dijo, se reunieron representantes de los ambientalistas de Colón con cámaras de comercio y sindicatos para expresar este rechazo a los cortes como medida de protesta y su idea de impedir que se concrete esta medida de fuerza, específicamente con una "contraprotesta".

"Los comerciantes de Colón, que representan al 80 ó 90 por ciento de la población, están a favor del medio ambiente y contra Botnia, pero no aceptan que el instrumento de protesta sea el bloqueo de los puentes internacionales", dijo Marsó a Télam.

"No tiene para nada apoyo popular" el corte en Colon, agregó Marsó y señaló que "los que abogan por el corte son sólo una pequeña parte de los vecinos".

Marsó aseguró también que "desde Gualeguaychú están diciendo que este fin de semana se cortarán los tres puentes que unen con Uruguay" -San Martín, Artigas y Salto Grande-, pero dejó claro que lo que no dicen es que "la decisión final la tienen las asambleas de Colón y Concordia".

El puente San Martín, que une Gualeguaychú con Fray Bentos (Uruguay) permanece cortado desde hace 26 meses en rechazo a la presencia de la pastera finlandesa Botnia frente a sus costas, sobre aguas compartidas del Río Uruguay.

Para dimensionar el perjuicio que tendría un corte en el puente de Colón, Marsó señaló que "diariamente hay cola para pasar a uno y otro lado" y dijo que a veces "las colas llegan a tres o cuatro cuadras".

Comentá la nota