Genaro Di Scala: El Ejecutivo tiene una actitud patoteril en tema de Playa Grande

Si bien la situación se calmó luego de que la Municipalidad confirmara que no va a haber desalojo, el concesionario de uno de los balnearios de Playa Grande aseguró que después de la temporada de verano “esto se judicializa”.

“Se espera que realmente la Justicia tome con la independencia que le corresponde la cuestión, porque las declaraciones de los funcionarios hacen sentir que tienen todo resuelto a nivel judicial”, manifestó Genaro Di Scala, titular de los balneario 7 y 8. Precisamente estas son dos de las tres unidades que se han enfrentado a la Municipalidad y que no firmaron el acuerdo por el cual renunciaban a la prórroga por cinco años más de las concesiones como estipulaba el contrato original. Si bien el secretario de Gobierno Juan Guiñazú manifestó en reiteradas oportunidades que iban a desalojarlos, finalmente se habrá dado marcha atrás con esta decisión.

A partir de esto, se espera que los titulares de los tres balnearios acepten lo firmado por el resto, restituyendo sus unidades fiscales al concluir la temporada. “Es una medida acertada porque más allá de quién tenga razón, se debe privilegiar el turismo, no se puede estar jugando con la gente”, dijo Di Scala en declaraciones a Radio Brisas.

En ese sentido, el empresario señaló que en un contexto como el de esta temporada, con la recesión existente “es necesario sumar antes que restar”. Por lo tanto apuntó a negociar y allí destacó que “no es que los concesionarios no tengan herramientas para negociar, es el Municipio el que no las tiene porque no sabe lo que quiere”.

Sobre el conflicto, Di Scala explicó que el mismo se motivó luego de la cesión de arena que se le hizo a La Normandina, lo que impactaría sobre la playa 8. “No se firman los acuerdos porque sería firmar un cheque en blanco, ya que la Comuna tiene ese compromiso, existe el riesgo que se licite y el 8 sería el único balneario que perdería arena en ese acuerdo”, sostuvo.

El empresario se quejó porque “desde el Municipio estuvieron hostigando a la gente con la permanente presión de echarlos o no”, actitud a la que calificó como “patoteril”. Y aseguró que muchos concesionarios han firmado “porque ponerse en contra de un poder comunal trae sus consecuencias”.

Comentá la nota