Un gélido encuentro

Según fuentes gubernamentales afganas, el presidente Hamid Karzai mantuvo ayer una gélida reunión con el enviado especial de Barack Obama, Richard Holbrooke.
Los ejes del encuentro habrían sido dos: la eventualidad de una segunda vuelta electoral para definir los resultados de las elecciones presidenciales y las alianzas hechas por el mandatario con diversos señores de la guerra acusados de crímenes atroces para garantizarse su apoyo en las urnas. De acuerdo con las mismas fuentes, Karzai le aseguró a Holbrooke que la información disponible le daría una amplia victoria en primera vuelta y se irritó sobremanera porque el norteamericano mencionara "más de una vez" la posibilidad de llevar a cabo un ballottage, sintiéndose fastidiado por tener que asegurarle a "un extranjero" que aceptaría el veredicto de las urnas en su "propio país". Según fuentes diplomáticas occidentales, la reunión del enviado especial de Washington con Karzai habría durado menos de treinta minutos, mientras que la que mantuvo con su principal contendiente en las urnas y ex ministro de Relaciones Exteriores Abdulá Abdulá duró alrededor de tres horas. Los resultados de los comicios serán divulgados hoy.

Comentá la nota