Gaza: Israel prepara la ofensiva terrestre

Desplegó tanques en la frontera con la Franja y movilizó a unos 6500 reservistas; ya hay casi 300 muertos por los bombardeos
CIUDAD DE GAZA.- Israel intensificó ayer sus devastadores ataques aéreos contra la Franja de Gaza, donde en las últimas 48 horas murieron cerca de 300 palestinos, y amenazó al movimiento fundamentalista Hamas, que controla el territorio, con una inminente ofensiva terrestre.

A pesar de los llamados a la paz provenientes de todo el mundo, el gobierno israelí desplegó sus tanques en la frontera con Gaza y aprobó un plan para movilizar 6500 reservistas, mientras los terroristas de Hamas continuaron lanzando misiles artesanales contra el sur de Israel.

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, señaló que su gobierno no descarta una acción terrestre contra Hamas, además de las aéreas en curso. "Estamos preparados para toda eventualidad. Si es necesario desplegar tropas para defender a nuestros ciudadanos, lo haremos", afirmó Barak. "Las acciones militares podrían ser ampliadas y profundizadas, según las necesidades", agregó.

Poco después, tanques israelíes se desplegaron en la frontera con la Franja de Gaza y parecían estar a punto de ingresar en el empobrecido enclave donde viven 1,5 millones de palestinos. Además, el gabinete del primer ministro israelí, Ehud Olmert, ordenó la movilización de unos 6500 reservistas, por lo que todo indica que busca ampliar la ofensiva con un ataque por tierra. "[El operativo] puede prolongarse durante mucho tiempo", advirtió Olmert.

"Israel continuará [con la operación militar] hasta que tengamos un nuevo clima de seguridad en el Sur, cuando la población allá no viva más entre el terror y el miedo a los constantes ataques con proyectiles", afirmó Mark Regev, vocero del premier.

Mientras tanto, Israel continuó con su ofensiva aérea contra Gaza, la peor desde 1967. Los ataques, que comenzaron anteayer por la madrugada, ya dejaron por lo menos 298 muertos, en su mayoría policías de Hamas, y más de 600 heridos, según las últimas cifras de los servicios de rescate palestinos.

La ministra de Relaciones Exteriores de Israel, Tzipi Livni, afirmó que su país estaba tratando de hacer todos los esfuerzos por atacar sólo a Hamas, "pero desafortunadamente en una guerra a veces también los civiles pagan el precio".

Israel asegura que su ofensiva está destinada a acabar con los disparos de cohetes desde la Franja de Gaza contra su territorio, que se incrementaron desde el fin de la tregua entre Israel y Hamas hace 10 días.

La aviación israelí llevó a cabo una serie de ataques contra túneles utilizados por los islamistas en la frontera entre la Franja de Gaza y Egipto. Una vocera del ejército israelí afirmó que se habían destruido 40 pasadizos subterráneos que permiten a Hamas introducir armas en la franja costera, sometida a un bloqueo desde que el grupo terrorista tomó el control del territorio, en junio de 2007.

La aviación también bombardeó el edificio del "consejo de ministros" de Hamas y la universidad islámica de la Ciudad de Gaza y, al cierre de esta edición, continuaba esta sangrienta ofensiva que provocó una ola de protestas en todo el mundo (ver Pág. 4).

Desesperados por los incesantes bombardeos, centenares de palestinos intentaron cruzar a Egipto a través del paso fronterizo de Rafah. Un guardia egipcio y un joven palestino murieron en un enfrentamiento, mientras la policía egipcia trataba de frenar el paso de refugiados, indicaron oficiales médicos y fuentes de seguridad de Egipto.

Pese a la magnitud de la acción militar, la ministra de Relaciones Exteriores de Israel, que espera convertirse en primera ministra luego de las elecciones de febrero, descartó una invasión a gran escala de Gaza, territorio que hasta 2005 estuvo colmado de asentamientos israelíes. "Nuestra meta no es reocupar la Franja de Gaza", afirmó Livni.

En tanto, el vocero de Hamas, Fawzi Barhoum, acusó a Israel de "cometer un holocausto ante los ojos del mundo entero" e instó a los grupos palestinos a usar "todos los medios disponibles, incluyendo operaciones de martirio [por los atentados suicidas] para proteger al pueblo palestino".

Milicianos de Hamas y de otras organizaciones armadas palestinas mantuvieron ayer sus ataques contra Israel y dispararon decenas de cohetes y proyectiles de mortero contra poblaciones fronterizas.

Dos misiles artesanales llegaron cerca de Ashdod, la ciudad más grande del sur de Israel, situada a unos 38 kilómetros de Gaza. Es la mayor penetración de misiles palestinos en territorio israelí y confirmó los temores del gobierno de Olmert de que los milicianos pueden hacer llegar sus cohetes a las principales ciudades de Israel.

En respuesta a los ataques israelíes, Siria suspendió las conversaciones de paz indirectas que mantenía con Israel. Por su parte, el líder de la guerrilla libanesa de Hezbollah, Hassan Nasrallah, ordenó a sus milicianos que estén alertas ante un posible ataque israelí. "No tenemos miedo a una guerra como en 2006 y estamos listos para afrontar cualquier agresión", afirmó.

Los ataques de ayer

Ofensiva aérea. Israel continuó con los bombardeos contra la Franja de Gaza, que ya dejaron cerca de 300 muertos. A pesar de que los terroristas de Hamas son el blanco de los ataques, también murieron decenas de civiles.

Campaña terrestre. El gobierno israelí ordenó la movilización de 6500 reservistas y desplegó sus tanques en la frontera con Gaza. "Si es necesario desplegar tropas para defender a nuestros ciudadanos, lo haremos", dijo el ministro de Defensa israelí.

Ataques de Hamas. El grupo palestino siguió disparando morteros contra las ciudades del sur de Israel. Aunque no hubo víctimas, logró penetrar unos 38 kilómetros en territorio israelí, la mayor distancia registrada hasta ahora.

Comentá la nota