Gaza: ONU y Cruz Roja, consternadas por la devastación

Unas 80 mil personas se quedaron sin hogar, de las cuales sólo pueden dar asistencia a menos de diez mil. Los muertos superan los 1.300, y de ellos, 400 son menores. "Es como si hubiera habido un terremoto", definen en la OMS.
Las agencias humanitarias de Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se mostraron absolutamente consternadas por la situación de devastación en la franja de Gaza después de tres semanas de conflicto con Israel.

"Nuestros colegas sobre el terreno nos han transmitido la indescriptible, insoportable devastación que ha sufrido la franja de Gaza, la situación es absolutamente terrorífica", declaró la portavoz del CICR, Dorothea Krimitsas.

El director del programa sanitario de la Agencia para la ayuda a los refugiados palestinos (UNRWA) y representante especial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Palestina, Guido Sabatinelli, describió la situación "como si un hubiera habido un terremoto".

Todas las agencias aclararon que, actualmente, están haciendo evaluaciones sobre el terreno para hacer informes reales y no sobre estimaciones, como se ha hecho hasta la fecha.

Los primeros datos con los que cuenta el CICR revelan que 80.000 personas se quedaron sin hogar, de las cuales este organismo sólo ha podido dar asistencia a 3.500, mientras la UNRWA ha acogido en sus refugios a 5.000.

Esta agencia de Naciones Unidas, cinco de cuyos empleados han muerto durante los 22 días de conflicto, ha reiterado la petición al Ejército israelí para que se retire de Gaza, por considerar que mientras continúe su presencia, la inseguridad persiste. La mayor preocupación de las agencias humanitarias es la situación sanitaria.

Según los últimos datos de la OMS, a causa del conflicto, murieron 1.300 personas, de ellas 410 menores y 104 mujeres y resultaron heridas 5.300, de las cuales 1.855 son menores y 795 mujeres. Trece de los fallecidos y 22 de los heridos eran trabajadores sanitarios.

La UNRWA tiene ya habilitadas 17 clínicas y en los últimos dos días se ha atendido a 11.000 pacientes.

Las estimaciones indican que 300 personas padecieron amputaciones, aunque nadie pudo explicar el alcance o características de las mismas.

Según Sabatinelli, se necesitan de forma urgente 4,5 millones de dólares para poder comprar medicamentos y material sanitario.

Asimismo, tanto la UNRWA como Unicef han hecho hincapié en la necesidad de que los menores vuelvan a las aulas, algo que tenía que haber ocurrido el pasado 17 de enero. Unos 200.000 menores palestinos asisten a las 221 escuelas de la UNRWA.

La portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PAM), Emilia Casella, explicó que están distribuyendo diariamente 150.000 raciones de comida "algo que es claramente insuficiente", puntualizó.

Comentá la nota