Gates visitó Afganistán y fue optimista por el nuevo plan

Están "todos los elementos para ganar", dijo ante comandantes de EE.UU.
KABUL.- El secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, se convirtió ayer en el primer alto funcionario de Estados Unidos que visita Afganistán después del anuncio del presidente estadounidense, Barack Obama, de enviar 30.000 soldados adicionales al país asiático en 2010.

Gates visitó ayer a los comandantes estadounidenses en Afganistán y prometió que el envío de fuerzas adicionales les dará lo que necesitan para vencer a los talibanes.

"Tenemos todos los elementos para ganar" la batalla, dijo ante el personal militar en el centro operativo del país. "Todas las piezas se están juntando para tener éxito aquí", agregó.

Gates recorrió el nuevo cuartel general de las fuerzas de la OTAN encabezadas por Estados Unidos en territorio afgano.

El complejo fue construido en el aeropuerto de Kabul, que fue establecido a partir de una reestructuración organizada por el general Stanley McChrystal, comandante de las fuerzas norteamericanas y la OTAN en el país, en un esfuerzo por centralizar el mando, que ha estado dividido entre los miembros de esa organización.

Durante la visita, Gates estuvo acompañado por el teniente general William Caldwell, que supervisa el entrenamiento del ejército y la policía afganos. Caldwell dijo que la meta del Pentágono era fortalecer las fuerzas afganas combinadas para llegar a 282.000 efectivos para julio de 2011, un aumento de cerca del 50% del actual nivel de menos de 190.000 hombres. Pero reconoció que es probable que los entrenadores no alcancen esa meta.

Por su parte, McChrystal indicó que le gustaría que finalmente la policía y el ejército de Afganistán llegaran a un total de 400.000 efectivos, lo que tomaría al menos cuatro años.

La mejor estrategia

McChrystal, junto con su contraparte político, el embajador estadounidense en Afganistán, Karl Eikenberry, indicaron anteayer, ante el Congreso de Estados Unidos, que respaldaban el plan de Obama para Afganistán, aun cuando no refleja totalmente sus preferencias iniciales, porque se trata de la "mejor estrategia posible" para el éxito de la misión.

Aunque advirtió que no deben esperarse resultados inmediatos, McChrystal consideró que los avances deberán ser evidentes en un año. "El triunfo final será el efecto acumulativo de la presión sostenida" sobre los rebeldes, añadió.

Aunque más cauto, quien también se sumó a las predicciones de éxito fue el jefe del Comando Central estadounidense, el general David Petraeus. Pero dijo que primero habrá un aumento de la violencia antes de que la nueva estrategia triunfe. "Lograr un progreso en Afganistán será difícil", dijo Petraeus, aunque precisó que la situación en el país centroasiático no es "desesperanzadora".

Capturar a Ben Laden

Durante su discurso ante el Congreso, McChrystal se refirió también a la importancia de matar o capturar a Osama Ben Laden para derrotar a la red terrorista Al-Qaeda.

"Creo que [Ben Laden] es un ícono cuya supervivencia fortalece a Al-Qaeda como una franquicia en todo el mundo", dijo. No bastaría con capturarlo o matarlo, sentenció, "pero no creo que podamos derrotar a Al-Qaeda hasta que [Ben Laden] no sea capturado o muerto".

Al-Qaeda, detrás de los ataques en Irak

* WASHINGTON (AFP) - El Estado islámico de Irak, la rama iraquí de la red terrorista Al-Qaeda, reivindicó los atentados que dejaron 127 muertos en Bagdad, informó el centro estadounidense SITE de vigilancia de sitios islamistas en internet. El grupo fundamentalista advirtió que seguirá su campaña de atentados hasta que la ley islámica sea adoptada en Irak.

Comentá la nota