Los gastronómicos salteños exigieron aumentos del 25 %.

Aseguran que hay, al menos, dos mil personas que trabajan en negro.
"Aumento salarial ya", fue la frase de las pancartas de los más de 50 mozos, cocineros y otros trabajadores gastronómicos que marcharon ayer por el macrocentro de la capital salteña.

La movilización, donde no hubo incidentes como en Capital Federal, fue organizada por UTHGRA (Unión de Trabajadores de Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina), filial Salta. Exigieron incrementos salariales del 25%.

Antes de iniciar el recorrido, Mariano Gino Durán, secretario general del gremio, explicó que una persona que dedica su vida laboral a ese rubro cobra un sueldo de 1.600 pesos, es decir que reclaman un incremento de al menos 400 pesos.

Cinco mil beneficiados

"Si se otorga el aumento, los beneficiados serán más de cinco mil salteños", agregó Durán.

La marcha tuvo todos los ingredientes y condimentos. Batucada, carteles y fuegos artificiales. Se concentraron a las 10 en la intersección de avenida San Martín y calle Lerma. Pasaron por la sede de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías, Bares y Afines de Salta (Rioja al 400) y luego se dirigieron a la plaza 9 de Julio.

Al pasar por cada confitería los manifestantes detenían por unos segundos la caminata y los aplausos cobraban más intensidad.

"Es una protesta pacífica. Queremos que nos aumenten el sueldo porque con lo que ganamos actualmente sólo nos alcanza para subsistir", sostuvo Eduardo, un empleado gastronómico, a pocos metros de la plazoleta Cuatro Siglos, donde concluyó la marcha cerca del mediodía.

Empleados en negro

"Basta de trabajo en negro". Otra frase que se pudo ver en varios carteles de la protesta. Este reclamo cobró fuerza en cada grito de los manifestantes. Durán denunció que hay más de 2 mil trabajadores que se encuentran en esta situación irregular.

Sostuvo que desde hace mucho tiempo y en forma constante, desde la institución tratan de pelear contra el trabajo en negro.

Sobre la crisis y la estabilidad laboral, Durán aseguró que no se registraron despidos masivos, pero indicó que se deben proteger los puestos de los empleados de bares, confiterías, hoteles y otros comercios gastronómicos.

Por otra parte, UTHGRA filial Salta, afirmó que pese la debacle internacional y el brote de dengue, la actividad en el sector sufrió una caída, pero no fue muy brusca.

Comentá la nota