Gastos de campaña: la jueza Servini denunció que le pincharon el teléfono

Gastos de campaña: la jueza Servini denunció que le pincharon el teléfono
La magistrada afirmó que le "plantaron" un transmisor oculto en su línea telefónica.
La jueza federal con competencia electoral en la Capital Federal, María Servini de Cubría, denunció ayer haber encontrado un micrófono en la línea telefónica de su despacho en la planta baja del Palacio de Justicia. El hallazgo se produjo el lunes, día en que también la magistrada descubrió rota la llave de un cajón de su escritorio.

El micrófono fue descubierto durante una inspección de rutina que Servini ordena hacer regularmente para detectar posibles espionajes. En rigor, lo que se encontró es un transmisor insertado a la caja de la línea telefónica, dentro del despacho, capaz de captar las conversaciones de esa línea y enviarlas a un receptor por banda de ultrafrecuencia ubicado en un radio de 50 metros a la redonda.

"Lo tomo como una intimidación", le dijo Servini a la agencia DyN durante un alto del juicio que se le sigue en el Palacio de Justicia al apropiador del legislador porteño Juan Cabandie durante la dictadura, el policía Luis Antonio Falco. Cabandie es el nieto número 77 recuperado por las Abuelas de Plaza de Mayo.

"Me llamaba la atención que había cosas que su publicaban en los medios sobre conversaciones que habíamos tenido en mi despacho con mi secretaria, sólo entre ella y yo, y que al día siguiente había trascendido en los medios. Los temas que hablamos era sobre los gastos de la campaña electoral", agregó la magistrada.

Fuentes cercanas a la jueza ¿quien prefirió no hablar con Clarín y derivar la consulta a su abogado-no descartaron que el incidente tenga vinculación con un pedido de juicio político que tiene en el Consejo de la Magistratura y por el que se le pidieron explicaciones semanas antes de las últimas elecciones del 28 de junio. Los documentos que Servini pensaba usar en su defensa por ese caso fueron robados el 13 de mayo pasado del mismo despacho, según denunció en su momento la jueza.

Es decir, este es el segundo episodio de similares características que sufre la jueza en menos de cinco meses. Como jueza federal electoral porteña, Servini de Cubría investiga los gastos de la campaña presidencial de 2007. Además, a partir de ayer ya está habilitada para intervenir en los gastos de campaña de la última elección legislativa, aunque sólo por los candidatos de la Capital Federal y no por los de la provincia de Buenos Aires, donde más plata se gastó.

La magistrada agregó este nuevo hecho del micrófono a la denuncia que hizo en mayo ante su colega Julián Ercolini por el robo de los papeles de su despacho. Lo hizo a través de un escrito presentado en su nombre por el abogado Pablo Jacoby.

"El personal policial detectó la presencia de una anomalía en la banda de ultra alta frecuencia (UHF), una interferencia que dejaba entrever la posibilidad de que existiera un aparato transmisor operando en dicha banda ubicado en mi despacho", dijo la jueza en su denuncia.

"Se observó que la caja telefónica de paso poseía sólo uno de los cuatro tornillos que debían sujetarla a la pared. Al revisar su interior se encontró la presencia de un transmisor que captaba las conversaciones telefónicas que se producían en dicha línea y las transmitía por la banda de ultra alta frecuencia para que fueran recibidas por un receptor", agrega la denuncia.

Fuentes tribunalicias recordaron que Servini tiene otra denuncia ante el Consejo de la Magistratura. Es de tres ex empleados despedidos de la DGI a principios de los 90. Fue remitida en abril por la Procuración General de la Nación. Uno de esos ex empleados de la DGI, Mario Portillo, había sido absuelto por Servini en 1994, en un juicio por calumnias e injurias que le hizo el ex titular del organismo Ricardo Cossio. Uno de los abogados de Portillo fue la actual diputada oficialista Diana Conti, que ahora se excusó de intervenir en este caso como miembro del Consejo de la Magistratura.

Comentá la nota