El gasto sube 30% en el año y el déficit fiscal supera los $ 9.000 millones

 El gasto sube 30% en el año y el déficit fiscal supera los $ 9.000 millones
Un informe de ASAP estima que el Gobierno mantiene un nivel de erogaciones constante sin señales de moderarlo a pesar de ingresos menores a los estimados
Sea por acciones contracíclicas para intentar mantener la actividad económica en tiempos de crisis, por proliferación de subsidios para planchar las tarifas de servicios públicos o por el avance de la inflación y su incidencia en los salarios públicos, el gasto del Estado avanza a un ritmo del 30% interanual en los primeros nueve meses del año y no da indicios de cambiar de tendencia, según un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP). Mientras, los ingresos sienten los efectos del freno de la economía y el déficit fiscal acumulado en los primeros nueve meses del año alcanzó los $ 9.128 millones.

Los gastos primarios del sector público sumaron $ 20.498 millones en septiembre, lo que significa una suba interanual del 28,6%. Desde enero, las erogaciones escalan a un ritmo del 30% interanual y, según ASAP, "las autoridades no intentan bajar el ritmo de crecimiento de los gastos". Un ejemplo es el reciente anuncio de la asignación mensual de $ 180 por hijo para desocupados y empleados en negro con fondos de la ANSeS, que representa para el Estado una carga de $ 10.800 millones.

Los gastos más dinámicos fueron las transferencias de capital a provincias, que crecen al 104% interanual, lo que se explica por la coparticipación del 30% de las retenciones a la soja implementada por el Gobierno desde principios de año y mayores pagos del fondo fiduciario del Sistema de Infraestructura del Transporte (SIT), destinado a financiar obras de infraestructura vial. También los subsidios al sector privado siguieron en aumento, aunque el 19% interanual contrasta con cifras que rondaron el 100% de incremento en los últimos dos años.

Del otro lado, los ingresos crecen mucho menos que lo estimado. El aumento de la recaudación ronda el 12 por ciento entre enero y septiembre. Si bien se espera que la comparación interanual suba a partir de octubre, cuando ya haya pasado un año del peor momento de la crisis financiera global.

La recaudación es sostenida por los aportes de los ex afiliados a las AFJP y, desde septiembre, por ingresos correspondientes a la moratoria y el blanqueo dispuestos por el Ejecutivo. ASAP estimó que en septiembre, los más de $ 1.000 millones que entraron al fisco y que antes iban a los fondos privados de jubilación y los $ 1.100 millones provenientes de los planes de regularización explicaron casi todo el aumento de la recaudación, que fue de $ 2.332 millones (9,8% interanual).

No obstante, la recaudación se vio golpeada y está muy lejos de la estimada en el Presupuesto 2009. La ley que regula los ingresos y egresos de la administración pública preveía para los primeros nueve meses del año una recaudación de unos $ 20.000 millones más que la efectivamente alcanzada.

Según el economista Miguel Ángel Broda, el Gobierno ampliaría el Presupuesto 2009 en $ 22.000 millones para cubrir los gastos que no pudo afrontar con la recaudación debilitada.

Así las cosas, el déficit fiscal superó los $ 9.000 millones a falta de un trimestre para terminar el año y representa el 1% del PBI. En septiembre, el Gobierno debió hacer frente a una fuerte carga de intereses de deuda ($ 2.404 millones) con un superávit primario de $224 millones, que alcanzó para cubrir apenas el 9% del total.

En lo que va de 2009, se pagaron intereses de deuda por $ 13.431 millones, un 32,9% más que lo erogado un año atrás y un 16,5% más que lo previsto en el Presupuesto. Esto último se explica por la devaluación del peso, ya que la planilla de ingresos y gastos del Ejecutivo preveía un dólar a $ 3,19.

Comentá la nota