Un ojo en el gasto

El secretario de Hacienda se reunió con los encargados de Presupuesto de todos los ministerios. Habló de mejorar la ejecución de partidas. Otros dicen que planteó un ajuste.
Los responsables de la ejecución del Presupuesto de todos los ministerios fueron convocados a una reunión en la Jefatura de Gabinete. El encuentro se llevó a cabo anteayer en el edificio que esa cartera ocupa en la esquina de avenida Belgrano y Diagonal Sur, que supo pertenecer a Somisa. Allí los esperaba el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, junto a funcionarios que reportan a Sergio Massa. El tema excluyente de conversación fue el gasto público. Pezoa, con instrucciones directas de Cristina Fernández, les transmitió que deben priorizar la ejecución de partidas que tengan mayor efecto multiplicador sobre la economía, ya sea en materia de empleo, social u otras, y bajar las erogaciones que sean “superfluas” en relación a esos objetivos.

Una versión de lo que pasó allí fue que Pezoa planteó la necesidad de recortar gastos, y que incluso mencionó que el ahorro debería rondar el 20 por ciento de lo presupuestado para este año para cada ministerio. De ser así, la medida implicaría un violento ajuste fiscal que iría en dirección de enfriar todavía más la economía. Ese relato de los hechos tuvo una fuerte repercusión en sectores del Gobierno. Sin embargo, altas fuentes oficiales negaron ante Página/12 que se esté pensando en esa alternativa, más propia de las recomendaciones habituales del Fondo Monetario que del discurso y de lo que viene mostrando el Ejecutivo en el plano fiscal, según afirmaron. Desde fines del año pasado la Casa Rosada lanzó un paquete de acciones para volcar más plata en la economía, en lugar de retirarla, argumentaron.

Según los mismos informantes, a la Presidenta le interesa que se gaste de la manera más eficiente posible en pos de activar la economía. No quiere que ocurra lo mismo que pasó –acusaron– durante la gestión de Romina Picolotti en la Secretaría de Ambiente, cuando “hubo un muy bajo nivel de ejecución de partidas de distintos programas y fuertes erogaciones en aspectos innecesarios”. Pezoa les explicó a los subsecretarios de Presupuesto o cargos equivalentes de los distintos ministerios que habrá un monitoreo sobre el gasto desde su oficina y la Jefatura de Gabinete. También les avisó que de ahora en más se repetirán encuentros similares al de anteayer todos los meses.

Cristina Fernández dijo en más de una oportunidad que en este momento debe haber una política fiscal expansiva para contrarrestar los efectos de la crisis internacional. De hecho, ésa fue su postura en la reunión del Grupo de los 20 a mediados de noviembre en Washington. Todavía no se conocen los resultados fiscales de enero, pero la recaudación impositiva subió 11 por ciento, su nivel más bajo de los últimos años. Eso llevó a economistas ortodoxos y “gurúes” de la city a insistir con la sugerencia de achicar gastos y volver a pedir la asistencia del FMI. Son recetas largamente probadas, siempre con resultados negativos. Según dicen desde el Gobierno, Pezoa sólo habló de evitar gastos “superfluos” y poner toda la carga en las partidas que repercutan sobre la economía.

Comentá la nota