El gasto de armamento en América latina aumentó 151% en cinco años

Brasil, Colombia y Chile encabezan el ranking del año pasado. Venezuela tuvo un gran crecimiento. PERFIL accedió al documento que fue presentado esta semana en Londres.
El gasto de Defensa en América latina trepó un 151% entre 2003 y 2009, de 24.700 millones de dólares a unos 62 mil millones, principalmente por "numerosas y complejas amenazas" en materia de seguridad y estabilidad militar, que ponen ahora en riesgo el equilibrio regional y hacen peligrar el frágil balance del continente sudamericano. Esas fueron las contundentes conclusiones del informe Military Balance 2010 (Balance Militar 2010) presentado esta semana en Londres, por el influyente Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS).

De acuerdo al documento al que accedió PERFIL, Brasil encabezó la lista de los países latinoamericanos que más gastó en Defensa en el último año, con 27.780 millones de dólares en 2009. Le siguieron Colombia (10.070 millones) y Chile (5.230 millones) en el podio (ver infografía.) Argentina quedó en el quinto puesto, con 2.220 millones de dólares en 2009.

En total, América latina y el Caribe destinaron en 2009 un 1,35% de su PBI para el gasto de Defensa. El informe del IISS destacó que la tendencia del último año es que "el gasto militar se ha incrementado", aunque "los objetivos estratégicos por los que se ha procedido a un reforzamiento de las fuerzas armadas siguen siendo opacos".

De acuerdo al informe, las principales amenazas que enfrenta el continente son: el deterioro democrático, el temor a un fracaso del Estado, el crimen organizado transnacional, el terrorismo, las guerrillas, el tráfico ilegal de armas, drogas y personas, la competencia por los recursos naturales, la degradación medioambiental y el desbaratamiento de la cohesión social.

El estudio destacó, además, que las disputas por los recursos energéticos y por los límites fronterizos han marcado las relaciones, especialmente los Estados del cono sur, y "de manera regular han echado por tierra la distensión que se había logrado diplomáticamente con mucho trabajo".

El documento calificó de positiva la creación de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) "que indica que Sudamérica está dando sus propios pasos para hacer frente a la seguridad continental".

Aunque, dijo que la cooperación regional en materia de seguridad, es "débil", existiendo únicamente "vínculos militares y de seguridad limitados en el ámbito bilateral".

"Muchas de las Fuerzas Armadas de la región se han transformado, durante la década, para hacer frente a los desafíos de seguridad nacional, con cierto grado de éxito. Sin embargo, con un gasto militar en aumento, los propósitos estratégicos siguen siendo opacos", concluyó.

El director del IISS, el doctor John Chipman, mencionó la posibilidad de una carrera armamentística en América latina. "Analizado caso por caso la respuesta es: tal vez. El gasto de Venezuela y Colombia se acerca a del países que pueden estar en conflicto bélico", advirtió Chipman a PERFIL.

Comentá la nota