El gasoil para producir en el campo sale 50% más que para circular en Capital

Para sembrar unas 25 millones de hectáreas hasta fin de año, en el interior se pagará un promedio de $ 2,90 por litro. Prestadores del servicio de siembra no podrán trasladar costos
El combustible que usará el campo para sembrar soja este año es 50% más caro que el que se compra para circular en la Capital Federal.

El desfasaje de precios entre el gasoil que el porteño consigue este año por cerca de $ 2,26 el litro y el que los productores pagan hasta $3,40 no es novedad. Es que, al salirse del radio del control de precios del Indec, los valores de los combustibles se incrementan. Pero en el actual contexto de desfinanciamiento de algunos sectores agrarios, el valor del combustible más usado por el sector agropecuario preocupa más que años anteriores.

Según datos que pudo recabar El Cronista en 10 localidades de las provincias de Chaco, Misiones, Salta, Corrientes, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, el precio promedio del gasoil es superior a los $ 2,70 el litro, en casi todas las localidades, valor que en el norte del país sube, llegando a picos de $3,40.

Con un precio promedio cercano a los $2,90 el litro del combustible, el aumento es mayor al 12% respecto del promedio del año pasado.

A ese precio promedio, hasta fin de año, el sector agropecuario usará 167,5 millones de litros de gasoil para sembrar las 25 millones de hectáreas calculadas para la siembra de soja, maíz, girasol, y demás granos gruesos, como el arroz y el maní.

Con una implantación récord, la soja ocupará más de 19 millones de hectáreas del total de 30 millones que se habrán sembrado en toda la campaña (incluyendo trigo y sorgo, entre otros cultivos)

Según datos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) se consume a razón de 6,7 litros de gasoil por hectárea de siembra. El gasto total para lo que resta del año (sin contar la cosecha del trigo) será, entonces, de $485,7 millones en gasoil para sembrar. Según estimaciones privadas, dentro de la estructura de gastos directos de un productor sojero, las tareas que demandan gasoil (pulverización, fertilización y siembra) representan hasta el 38% del total, sin contar el costo de los insumos (agroquímicos y fertilizantes). Para el maíz, la participación es de hasta 30%, y para el girasol, de hasta el 50%.

Los más afectados

Pese al incremento de este insumo básico para la siembra, los contratistas de maquinaria agrícola, hasta el momento, no están pudiendo cobrar más que en 2008 el servicio de implantación porque los productores negocian, en esta campaña, hasta el último centavo.

Es que, según indicó un gran productor de la zona centro del país, si se miran los futuros de la soja a mayo (mes de cosecha) se ve que el año pasado ese valor superaba los u$s 422 la tonelada mientras que este año ronda los u$s 350. "Si nuestro producto vale menos no podemos pagar más caro el servicio de siembra", remarcó.

Comentá la nota