Gasoducto: en febrero concluiría el ducto Transmagallánico que abastecerá al NEA

Según el Gobierno nacional, el Gasoducto Transmagallánico que abastecerá con parte de su fluido al Gasoducto del NEA (GNEA), una obra submarina de 37,7 km bajo el estrecho de Magallanes, entre el Cabo Espíritu Santo en Tierra del Fuego y el Cabo Vírgenes en Santa Cruz, estará concluido a fines de febrero de este año. Permitirá inyectar al sistema nacional y al futuro GNEA desde el norte de Santa Fe, 18 millones de m3 de gas por día.

La obra submarina es llevada adelante por el buque factoría "Solitaire" que es una verdadera fábrica de armado de tuberías de acero de 24 pulgadas que, ensambladas, se van depositando lentamente en el lecho del Estrecho de Magallanes.

A fines de febrero habrá unido los 37,7 kilómetros que separan los cabos Vírgenes (Santa Cruz) y Espíritu Santo (Tierra del Fuego), dando forma al nuevo gasoducto submarino.

Los trabajos de montaje y tendido del nuevo ducto que avanza en paralelo al ya existente, comenzaron a ejecutarse el jueves 12 de noviembre y hasta el momento se desarrollan sin mayores dificultades.

En su momento, Miguel Benítez, uno de los referentes para la zona sur del Ministerio de Planificación Federal, cartera nacional que ejerce la función de comitente de la obra, detalló que las soldaduras, montajes y todo lo referente a las cañerías se realiza dentro del buque de grandes dimensiones y luego se van desplazando a tierra firme mediante un guinche hidráulico.

En principio se hizo llegar el primer tramo del ducto hacia Cabo Vírgenes y desde ahí el buque se va desplazando hacia Tierra del Fuego (donde están los yacimientos gasíferos), depositando los eslabones previamente ensamblados en el lecho marino, con lo cual habrá de cubrirse el "cruce" del Estrecho, uniendo los dos accidentes costeros.

Claro está que el suelo del fondo marino se va previamente adecuando para asegurar la protección del gasoducto, tarea que realiza una draga de la empresa Prins Der Nederlanden. La obra, previa licitación internacional, fue asignada al Consorcio Magallanes All Seas-Boskalis, empresas holandesas, en tanto que Transportadora Gas del Sur SA es la gerenciadora.

Cuando esté finalizada, estimativamente el 28 de febrero próximo, aportará y permitirá inyectar en la próxima temporada invernal un caudal de 18 millones de metros cúbicos diarios, lo cual posibilitará cubrir la alta demanda de gas natural en grandes áreas urbanas de la Argentina continental.

La construcción de este gasoducto se enmarca en el proyecto de expansión de la capacidad de transporte del Sistema de Gasoductos Sur, impulsado por el Estado Nacional a través de la Secretaría de Energía de la Nación, bajo el Programa Global denominado "Fideicomisos de Gas-Fideicomisos Financieros", en el cual TGS SA oficia como gerente de proyecto.

Comentá la nota